La Pampa en la pulseada judicial

LA SEMANA PAMPEANA

I – La tenacidad del gobierno pampeano para insistir en el reclamo por la quita de un porcentaje de la coparticipación y su resistencia para no ceder ante la extorsión nacional que exigía la renuncia al juicio con la firma del pacto fiscal, tuvo en la semana la mejor de las recompensas. La Corte Suprema, luego de once años, falló a favor de La Pampa y la Nación debe pagarle a la provincia 5.000 millones de pesos y comenzar a enviar 50 millones más todos los meses que es la suma retraída por aquélla decisión del anterior período neoliberal del delarruismo que el kirchnerismo y el macrismo no estuvieron dispuestos a retraer.

II – Hay en este final feliz, además de un premio a la tenacidad, mucho también de azaroso o, si se quiere, de una suma de circunstancias políticas que colaboraron para que la decisión judicial llegara de esta forma y en este tiempo. No puede desdeñarse que es, posiblemente además, el producto de una reacción del máximo organismo judicial al avance del macrismo sobre el poder judicial. La maniobra del gobierno nacional para cooptar y neutralizar la función constitucional de la Corte de control del poder, comenzó a poco de asumir Macri con el intento de ingreso por la ventana del abogado del poder mediático aliado al gobierno. Frustrado ese intento, lograron negociar en el Senado el ingreso legal de quien es hoy, sin dudas, la quinta columna del macrismo en la Corte y que fuera catapultado, con triquiñuelas que trenzaron en las sombras, a la presidencia de ese tribunal. Siguió, poco después, la desvergonzada muestra de connivencia que acordaron el nuevo presidente de la CSJ y el presidente de la Nación para mostrarse almorzando juntos en la Casa Rosada. Fue, sin dudas una de las demostraciones de poder más obscenas que se recuerde desde la recuperación democrática y una señal de alarma para quienes observan con preocupación este avance.

III – Así presionada la Corte con la incorporación de un miembro que subordina su papel a las necesidades políticas de quienes allí lo pusieron, y con la complicidad part time y desdorosa de la única mujer en ese organismo que parece pagar con su sumisión la deuda de gratitud con un gobierno que le perdonó que supere el límite de edad constitucional, los restantes tres miembros, unidos por el espanto de semejante acometida contra el poder judicial, parecen ensayar así una especie de resistencia. Coaligados en una mayoría de tres miembros, dan muestra de estar dispuestos a enviar, con fallos, señales al Ejecutivo de que no están dispuestos a formar parte de semejante entente político-judicial.

IV – Así analizada la situación en la Corte, la decisión de esta mayoría de ministros de devolverle a La Pampa los fondos sustraídos unilateralmente por la Nación el mismo día que el presidente de ese tribunal almorzaba con el Presidente de la Nación, formaría parte de una estrategia deliberada cuyo fin es más advertir al presidente los peligros que acechan al sistema republicano que beneficiar a nuestra provincia. Más aún, que el fallo elegido para golpear la soberbia presidencial de presumir públicamente de esta concentración de poder, beneficie a uno de los estados más pequeños en términos electorales tiene tono de parábola bíblica y recuerda, de alguna manera, aquélla piedra que un insignificante David arrojara sobre el poderoso Goliath.

V – En la semana también, el precandidato a gobernador radical que más chances parece tener de ser finalmente ungido candidato, dejó algunas definiciones y también algunas insinuaciones. Entre las primeras destacó su plan de construcción de viviendas luego del desastre que significa para La Pampa el boicot nacional en el envío de fondos y la eliminación del Fonavi por el macrismo. Dijo Juan Carlos Marino que lo financiará con las cuotas de los miles de beneficiarios de planes de viviendas, como lo hizo Gerardo Morales en Jujuy, llevando a $4.000 el importe mensual que deberán pagar al IPAV. El anuncio de semejante plan lo hizo poco después de formular una insinuación que quedó flotando de la charla que en la semana tuvo con el periodismo. Es seguro que no habrá interna en el radicalismo luego que la Convención apuntara a no presentar más de un candidato para no ir en desventaja con sus socios del Pro a una interna. Pero el precandidato deslizó que tampoco habrá interna en la Alianza y que el candidato será radical. Decir esto y decir que el candidato opositor en La Pampa será él, es casi, en esos términos, todo un lanzamiento. (LVS)