La derecha ganó en Francia

La izquierda en el poder en Francia sufrió este domingo un nuevo revés electoral con la vuelta a manos de la derecha del Senado, que también abrió sus puertas al Frente Nacional, lo que supone una “victoria histórica” para el partido de extrema derecha de Marine Le Pen.
La oposición conservadora, que necesitaba hacerse con siete escaños más para asegurarse la mayoría absoluta (175 bancadas de un total de 348), reivindicó la recuperación de esta cámara, que había perdido en 2011, desde que terminaron los comicios.
Según resultados parciales, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), el principal partido de oposición y formación del ex presidente Nicolas Sarkozy, que recientemente regresó a la escena política, contaba con 180 escaños junto a sus aliados del UDI.
La presidenta del Frente Nacional (FN) celebró la “totalmente histórica” elección de dos senadores procedentes de dos plazas fuertes del partido en el sudeste de Francia: el joven alcalde de Fréjus, David Rachline (de 26 años), y Stéphane Ravier, jefe de filas de la extrema derecha en Marsella.
Marine Le Pen, que aparece a la cabeza en intención de voto según unos recientes sondeos, vio en estos resultados una “dinámica que se acelera de elección en elección”. “Solo queda una puerta que abrir, la del Eliseo”, insistió Ravier, en referencia a la sede de la presidencia francesa.
Este es el tercer revés que sufre el gobierno socialista este año, tras las elecciones municipales y las europeas. Aunque no tiene mayores consecuencias, supone una nueva señal negativa para el presidente francés, François Hollande, en un momento de escasa popularidad.