Licio Gelli un nombre europeo con resonancia en la Argentina

La noticia sobre el fallecimiento de Licio Gelli en Arezzo, Italia, el reciente martes 15, trajo a la actualidad el nombre de uno de los personajes que jugó un papel importante en Italia y en nuestra región desde los años del fascismo de Mussolini hasta 1981.
Al morir, Gelli sumaba ya 96 años de edad. Estaba retirado en Arezzo y se conservaba lúcido y memorioso, como lo reveló un reportaje que se le hizo desde la Argentina, en el cual contó cómo inició a Perón en su logia masónica, en Puerta de Hierro, España, y también sobre su estada en el río de la Plata en sus años de prófugo de la justicia italiana.
En l981, en un allanamiento a su casa en Italia, fue posible conocer la lista de los miembros de la logia Propaganda Due. Se trata de 982 nombres, entre los cuales figuran los argentinos: Antonio Calvino, César de la Vega, Raúl A. Lastiri (fue presidente interino en l973), almirante Emilio Massera (miembro de la junta inicial de la dictadura en l976), José López Rega (asistente de Perón en el exilio, que ganó poder luego de la muerte del líder, durante el gobierno de Isabel, cuando creó la organización terrorista Triple A), Alberto Vignes (ministro) y Carlos A. Corti (almirante). De esa lista de Gelli se ve la preferencia en la selección de los miembros: 208 militares y de fuerzas de seguridad, 67 políticos, 52 funcionarios de nivel ministerial, 49 dirigentes de bancos, 47 industriales, 38 médicos, 36 docentes universitarios. 27 abogados, 27 periodistas…
Novelesco. Gelli se dibuja ahora como un personaje novelesco. Sin embargo esto no significa compararlo con los personajes de ficción, que pueden ser modelados por el autor, sino que pertenece a una larga serie de individuos que llegaron a crear organizaciones de gran poder político, financiero y muchas veces criminal. Este tipo de individuos y de organizaciones secretas aparecen a lo largo de la historia de las naciones. Umberto Eco, hoy de 85 años, ha podido reconstruir la historia y la estructura de las organizaciones secretas que han existido en la sociedad europea, en sus libros En nombre de la rosa, El péndulo de Foucault y en El cementerio de Praga, muy especialmente en esta última obra. La lectura fatigosa de estas notables creaciones literarias contribuye a que el lector se introduzca en la atmósfera de lo que sucede más allá de lo que saben sus contemporáneos, para los cuales suele elaborarse un relato que es parte del sistema de dominación.
Estas lecturas son necesarias para introducirse en la historia de Licio Gelli, que había nacido el 21 de abril de 1919 y que se inició como periodista hasta que tuvo oportunidad de hacerse titular de la logia masónica Propaganda Due, fundada en l877 con fines de beneficencia. Bajo su dominio se transformó en un poderoso instrumento de poder político y económico, al integrarla con la variedad ya mencionada de personajes y hasta relacionarla, vía bancaria, con el propio poder vaticano y con gobiernos de muchos lugares, incluso de nuestra región.
Histórico. Como queda dicho, lo novelesco de su trayectoria no lo excluye de pertenecer al relato histórico, aunque no precisamente de lo que conocemos como “la historia oficial”, la que cuentan los vencedores de cada momento como uno de los instrumentos para prolongar su predominio.
El periodista inicial se relacionó con el fascismo mussoliniano para actuar contra el poderío de las ideas comunistas en la península. Fue luego el contacto enviado por Mussolini para desempeñarse en favor de Franco durante la guerra civil española (en la que murió uno de sus hermanos). Sobrevenida la segunda guerra mundial, la caída del fascismo no lo descolocó porque pasó a ser pieza conveniente para los servicios secretos de Italia y de Estados Unidos y luego para la OTAN durante la guerra fría, al tiempo que creaba su propio imperio de poder que se hizo visible con el escándalo del banco Ambrosiano. Este hecho puso a la luz la presencia de la mafia (Michele Sindona) y la relación económica con el Instituto para las Obras de la Religión, con fondos de la iglesia vaticana. El mafioso Roberto Calvi quebró el Banco Ambrosiano y terminó su propia trayectoria colgado bajo un puente sobre el Támesis de Roma, hecho presentado como suicidio, luego cuestionado por evidencias de haber sido un crimen.
La relación con el Perón del exilio fue establecida a través de López Rega, nuestro Brujo. Puede haber atraído a Perón con la oferta de inversiones importantes. Cuando accedió al poder real luego de la muerte de Perón, el Brujo creó su propia organización, a la que llamó Triple A, presentada como alianza anticomunista, a semejanza del modelo P2.
Jotavé