Inicio Opinion Los nuevos piratas globales le roban el oro a Venezuela

Los nuevos piratas globales le roban el oro a Venezuela

VALE TODO PARA ATACAR AL GOBIERNO DE MADURO

EE.UU. armó una operación secreta para incautar el oro de Venezuela. Lo que antes hacían los corsarios hoy hacen los bancos, en este caso de Inglaterra y Alemania.
ALESSIO RAMACCIONI
Detrás de la desaparición del oro venezolano, está la mano de Estados Unidos. La lectura de tales noticias podría parecer una historia de espías, o una historia de aventuras antiguas de hace un par de siglos. En cambio, estamos hablando de noticias, de política, de lo que está sucediendo hoy en Venezuela. Y como siempre, cuando se sigue la pista del dinero, en este caso del oro, entonces la dinámica del caso comienza a aclararse.
Hay tres noticias interesantes desde este punto de vista, que circulan en los últimos días, citadas y propuestas por Corriere della Sera y Sole 24 Ore (medios que ciertamente no podemos contar entre los pro-Maduro, que de hecho no existen en estas latitudes europeas).

Operación secreta.
La primera proviene de la agencia Bloomberg: el Banco de Inglaterra ha bloqueado la solicitud del gobierno venezolano de retirar más de mil millones de dólares en lingotes de oro en poder del mismo banco. Esto es parte de la reserva de oro en el exterior del banco central de Venezuela, por lo tanto, en teoría, en su disponibilidad.
La segunda noticia según Reuters: el autoproclamado presidente Guaidó escribió a Teresa May, pidiendo formalmente que no devolviera el oro porque «sería utilizado para la represión» por Maduro.
La tercera noticia proviene de Sole 24 Ore, y es la que quizás «pesa» más. Hay dos, de hecho, las noticias contenidas en el artículo de Alessandro Plateroti. El primer punto es la apertura del artículo: «Detrás de la repatriación fallida a Caracas en septiembre pasado de 550 millones de dólares de barras de oro depositadas en Londres, de hecho hubo problemas de procedimiento tanto del banco central como del propio gobierno británico, pero fue una verdadera operación de expropiación internacional organizada secretamente por la Casa Blanca». Más claro que eso, imposible. Específicamente, el autor se refiere a una denegación previa por parte de la autoridad británica que se había atribuido a cuestiones de procedimiento.
El segundo viene unas pocas líneas después, y es incluso más contundente. Según algunas fuentes, la cantidad de oro venezolano en poder del Banco de Inglaterra prácticamente se habría duplicado. Desde las 14 toneladas presentes en el mes de noviembre de 2018 hasta las 31 toneladas almacenadas actualmente.
Pero, ¿cómo, en septiembre, Londres bloquea la repatriación de 500 millones de oro y el gobierno venezolano le da otras diecisiete toneladas? ¿Están locos? No. Porque el oro no viene de Venezuela, sino de Alemania. Más precisamente, del Deutsche Bank, que lo había recibido como garantía de Caracas por un préstamo otorgado hace cuatro años.
El bloqueo del acceso a las reservas de oro al gobierno de Maduro es una operación que puede tener consecuencias serias e inmediatas. El oro se ha utilizado durante años como moneda de cambio para la compra de bienes de consumo básicos, como alimentos y medicamentos. Una forma -explica Il Sole 24 Ore- de superar los obstáculos del largo embargo al que Venezuela ha estado sometida durante años por los Estados Unidos.
Y así cierra el círculo en los Estados Unidos: «Las sospechas de que detrás de estos casos existe la dirección de la Casa Blanca se han mantenido durante meses, como se informó en una encuesta realizada el 24 de noviembre de 2018 de Sole Sole».

Tras el oro.
Una nueva confirmación proviene de Marshall Billingslea, subsecretario de Financiamiento del Terrorismo del Departamento del Tesoro de Estados Unidos: «A principios de octubre -Billingslea revela con sorpresa- el secretario (del Tesoro Steven) Mnuchin se reunió con los ministros de finanzas de Europa y Japón, los gobernadores del banco central y los funcionarios de inteligencia, para definir un plan de acción común contra Maduro: El objetivo más importante e inmediato es detener el comercio de oro soberano de Venezuela. Ya hemos tenido algunos resultados en estos días». No en vano, fueron precisamente los mismos días en que Londres decidió detener la repatriación de los lingotes en Caracas.
Con gusto mencionaremos las últimas líneas del artículo de Sole 24 Ore porque, en historias como esta, la claridad es fundamental. Lo que está sucediendo en Venezuela es algo absolutamente artificial, heterodoxo, antidemocrático. Surge de la voluntad de un tercer país con respecto a los asuntos venezolanos, los Estados Unidos, que está imponiendo su agenda a otros terceros países que cobardemente se convierten en cómplices.
La «historia del oro de Venezuela» es una demostración más de todo esto. Y mientras Guaidó anuncia que está tomando el control de los activos en el extranjero de Venezuela, con la aprobación obvia y necesaria de los países que los albergan, Estados Unidos anuncia otras sanciones. La primera en ser golpeada podría ser Pdvsa, la compañía petrolera estatal. (Socompa).