Los vecinos y el espacio público

La iniciativa de un grupo de vecinos de la ciudad interesados en el cuidado de un espacio verde no puede menos que sorprender positivamente. Que en estos tiempos difíciles, con tantas preocupaciones urgentes para la vida diaria de las familias, haya quienes dediquen tiempo y expresen interés por la preservación de un parque no puede dejar de destacarse.
No es la primera vez que el lugar concita la atención de los vecinos pues, como se recordará, tiempo atrás hubo movilizaciones públicas para evitar que en ese espacio se levante las instalaciones del Medasur. El gobierno provincial, ante la insistencia de los manifestantes, debió modificar el emplazamiento y dejar ese lugar libre bajo el dominio del parquizado.
Ahora la preocupación no es diferente. Los vecinos reclaman que con la incorporación, anunciada por la comuna, de sumar nuevos juegos infantiles, no se ponga en peligro el entorno natural y “se mantenga un alto porcentaje de verde”. No es una advertencia ociosa, en nuestra ciudad no son pocas las plazas que han visto avanzar el cemento a expensas de árboles y césped. También es frecuente observar muchos espacios verdes en estado de abandono y carentes del cuidado indispensable para su buen mantenimiento. De ahí que la actitud de estos vecinos sea digna de mencionarse pues se alzan como verdaderos custodios de este espacio ante ciertos criterios de “progreso” que en verdad resultan agresivos hacia el ambiente urbano.
En este caso también resulta pertinente destacar la actitud del municipio de no darle un carácter cerrado a la propuesta de mejoramiento y, en cambio, promover la participación a través de reuniones para que los vecinos puedan intervenir y discutir la viabilidad y aun la mejora del proyecto. Una de las atinadas observaciones realizada por el grupo vecinal apunta a la necesidad de incrementar la población de árboles en el espacio, una carencia que es común a muchos sitios públicos e incluso en las veredas de la ciudad.
Resulta muy significativa esta defensa de un lugar público especialmente porque la condición comunitaria de las plazas y paseos se ha visto debilitada en los últimos años. Un ejemplo cabal de lo dicho ocurrió tiempo atrás cuando, ante actos de vandalismo cometidos en la plaza central de la ciudad, hubo quienes propusieron lisa y llanamente cercarla con una reja, desconociendo la función básica e histórica de esos espacios. La actitud de los vecinos de Villa Alonso, en cambio, al salir en defensa del parque ratifican la función esencialmente pública de esos lugares.
Esta intervención de los vecinos se plantea justo en un momento en que la municipalidad no ha procedido correctamente en cuanto a la autorización para instalar antenas en los espacios comunes de la ciudad. Con una velocidad sorprendente, el Concejo Deliberante aprobó la ordenanza y a los pocos días el intendente la promulgó sin siquiera realizar consultas con la Cooperativa Popular de Electricidad cuyos asociados son los mismos contribuyentes a la comuna. Cuando los vecinos interesados por el parque fueron consultados respondieron que se encuentran “en alerta” aunque por el momento no tenían noticias con relación al parque que motivó su presentación.