Malas nuevas

Los nuevos casos de niños abusados en 25 de Mayo que acaban de ser detectados en un jardín de infantes y la detención de otra docente aumentan el desconcierto tanto de los habitantes de esa conmocionada localidad como del resto de la provincia que sigue con mucha atención el desarrollo de las investigaciones. Ahora son dos pequeños que estaban bajo la tutela de otra docente, y en otro turno del JIN 12, los que muestran lesiones propias del abuso sexual y se suman a los casos detectados días atrás.
Las pesquisas, a cargo de tres fiscales, no han permitido por el momento sacar conclusiones terminantes. Hay tres docentes detenidos y varios más separados de sus cargos y también hay en curso una investigación administrativa del Ministerio de Educación. Los testimonios de los pequeños en la cámara Gesell por el momento no han ofrecido pistas definidas. Las declaraciones de los adultos vinculados al establecimiento educativo directa e indirectamente tampoco. La atención en las últimas horas se ha centrado en la quinta adonde, presuntamente, eran conducidos los niños para ser sometidos. Lo que provoca estupor es que, de acuerdo a los médicos que intervienen en el caso, los rastros de los abusos son de “larga data”, lo cual permitió que el defensor de los detenidos señalara, en favor de sus clientes, que los pequeños recién tomaron contacto con ellos a partir del mes de marzo cuando ingresaron a las salas de cuatro años del jardín.
Este lamentable suceso ha sido un golpe durísimo para la población de 25 de Mayo -especialmente las familias afectadas- y para el sistema educativo pampeano que nunca antes había tenido que lidiar con un problema de semejante magnitud. Las miradas de todos, como no podía ser de otra manera, están concentradas en este truculento caso aguardando que la madeja se vaya desenredando y los responsables de estos hechos atroces sean llevados ante los jueces.

Se vende
El megaproyecto minero Potasio Río Colorado parece estar saliendo de su actual estado de hibernación con los intentos desplegados por la empresa brasileña Vale para venderlo a inversores chinos y europeos. La sociedad abandonó en 3013 el desarrollo del gigantesco emprendimiento por la caída en los precios internacionales del potasio y la respuesta negativa del gobierno a su pedido de mayores ventajas impositivas. Esa decisión había dejado sin trabajo a 3500 personas que se estaban desempeñando en las obras.
Si bien está localizado en el sur del territorio mendocino ese gran emprendimiento minero no es un proyecto indiferente a los intereses pampeanos. Su ubicación a orillas del río Colorado provocó en su momento airadas protestas por el destino de los enormes volúmenes de residuos salinos potencialmente contaminantes. La movilización y los reclamos de organizaciones ambientalistas lograron que se desplazara a varios kilómetros del cauce el proyecto de locación del depósito de sales. También el trayecto ferroviario que atravesará suelo pampeano en su extremo sudeste fue motivo de preocupación.
Pero lo más relevante en este escenario que mueve inversiones multimillonarias y ganancias siderales es, sin dudas, la mirada estratégica nacional que requiere la actividad minera, un punto débil en las políticas económicas del kirchnerismo. Por ejemplo, la Ley de Inversiones Mineras sancionada en tiempos de Menem y Cavallo con sus enormes ventajas para las multinacionales y sus perjuicios para el tesoro del Estado, ha sido conservada intacta. Hoy aparece como un anacronismo, especialmente después de la recuperación de la mayoría societaria de YPF, de otras empresas de servicios y de los cuantiosos recursos de la seguridad social.
La política minera aguarda todavía una discusión profunda para revertir una legislación neoliberal lesiva para la economía y la soberanía del país.