Mercantilizar la educación es tema de un diccionario

El tema de la mercantilización educativa, que es parte de la propuesta neoliberal, halla un lugar en el Diccionario Crítico de la Globalización, de Hugo Biagini y F. de Bernardi. Veamos algo de su exposición sobre el tema, ya planteado en nuestro país.
Dice el diccionario que la función genuina y primera de la educación es constituir un servicio social. Que es así porque las nuevas generaciones deben acceder a los bienes simbólicos disponibles. Tal es la opción para generar un margen de movilidad social ascendente y garantizar un mínimo de valores compartidos y necesarios para que exista la sociedad y para que resulte posible el acceso social a la lectura y al conocimiento codificado.
El lenguaje técnico del diccionario reclama como necesario que se aclare que la sociedad humana se ha ido constituyendo a medida que elaboraba una tela sutil de relaciones no originarias o naturales. El caso más visible es el lenguaje, que traduce a palabras el conocimiento que el hombre va obteniendo por la ciencia y la observación de lo dado. El lenguaje es, pues, un bien simbólico (porque representa a la materialidad de las cosas). La palabra árbol es un símbolo que representa a esa cosa viva que decidimos así representarla en nuestro lenguaje. Si alguien no aprende a leer queda excluido de éste y de los muchos mundos simbólicos que son la red invisible que da forma y sostén a la sociedad.
El diccionario dice también que la primera consigna dentro del ataque neoliberal a la política y al Estado ha sido la privatización generalizada de los servicios educativos. Algunos empresarios negocian con la educación y los usuarios pasan a ser definidos como clientes o consumidores y no ciudadanos portadores de derechos. Los servicios estatales de la escuela deben pagarse. La inversión educativa toma forma de gasto. Se tiende a descomprometer al Estado nacional de la responsabilidad económica, la cual pasa a las provincias o los municipios en condiciones que hacen que el gasto deba recargarse sobre la población. Sutilmente es abandonado el conocimiento teórico, humanidades y filosofía, centrándose en formar técnicos y profesionales para las tecnologías que las empresas puedan absorber. La Organización Mundial de Comercio (OMC) pretende definir a la educación como un bien transable para que el Estado nacional no lo regule.

Despersonalizar.
En San Juan un hombre de 45 años y su hijo de 27, serán juzgados por trata de persona y suplantación de la personalidad en perjuicio de una adolescente. El hombre compró a la menor por una suma de dinero aduciendo que la casaría con su hijo. Fue una transacción entre gitanos. Serán juzgados por captar a una menor, gitana también, comprándola a cambio de una suma de dinero (“dote”). De la unión de esa menor con el hijo de 27 nacieron dos nenas. La mujer se rebeló y comunicó su situación (era golpeada con frecuencia) a una hermana residente en otra provincia. De esta manera el caso llegó a la justicia y da oportunidad de aplicar la ley común al cerrado mundo gitano que despersonaliza a la mujer.

Electrónico.
Esta semana fue posible conocer el informe producido por el Conicet ante un pedido del gobierno nacional. Desaconseja implementar el voto electrónico. Participaron en la elaboración del informe una docena de investigadores universitarios y otras instituciones especializadas.
Dado que el gobierno no dio a conocer esta respuesta, el Conicet hizo público su informe, el cual aconseja no avanzar, en el corto ni en el mediano plazo, con la implementación. En cambio, aconseja desarrollar recursos humanos y capacidades técnicas e iniciar planes de investigación que puedan ofrecer garantías que hagan desaparecer el riesgo cierto de error que tiene hasta hoy el sistema.
El gobierno nacional se propone insistir con la implementación de esa forma de votar.
Atentamente:
Jotavé