Muestras de intolerancia en la sociedad

TRIBUNA DEL LECTOR

Señor Director:
La nada ingenua y oportuna habilitación por parte del gobierno nacional del debate legislativo sobre la despenalización del aborto ha dejado algunas lamentables muestras de intolerancia social, ante la manifestación de posturas a favor y en contra del mismo.
Desde la viralización de imágenes por redes sociales de enfrentamientos en la vía pública entre mujeres (portadoras de pañuelos verdes y celestes), hasta el “escrache” de un lado y del otro de parlamentarios intervinientes en el debate a manos de grupos e instituciones religiosas -por mencionar algunos actos-, dan cuenta de una paupérrima convivencia social.
Los argentinos somos proclives a dirimir cuestiones trascendentes para nuestra vida, en términos extremistas. No existen los grises y mucho menos el respeto por el sostenimiento de posturas diferentes a la nuestra. En la mayoría de los casos, automáticamente se ataca al que piensa distinto, con una virulencia que no colabora en absoluto con el desarrollo de una cultura democrática medianamente saludable. Nadie puede hoy considerarse el dueño de la verdad absoluta; en todo caso esa relativa búsqueda de la verdad será el resultado de una construcción colectiva, integral y racional.
Independientemente del resultado, todos celebramos la instalación definitiva del debate público acerca de la interrupción voluntaria y no penalizada de un embarazo en la Argentina. Es que éste y muchos otros temas requieren la concurrencia de todas las ideas y posturas, en un marco de respeto mutuo y verdadero sentimiento de colaboración, no de destrucción, enfrentamientos e intolerancias.
Avancemos entre todos en la construcción de mayor tolerancia social, dentro de las normas establecidas y consensuadas del Estado de Derecho. Nada justifica la violencia física, verbal o mediática, ni siquiera el más noble de los propósitos. Los argentinos ya hemos padecido el autoritarismo y la negación de derechos, por lo cual no deberíamos retroceder con acciones en ese sentido. Seremos un mejor país cuando podamos mirarnos a la cara con menos odio e irracionalidad y mayor coherencia y misericordia.

Silvio J. Arias
DNI: 24.499.738