Nación desampara y también nos opera

LA SEMANA PAMPEANA

I – Por si algo faltaba para que los pampeanos constatemos que vivimos en una provincia ninguneada por la Nación y por las provincias que la rodean, en la semana la justicia nacional, esto es, el fuero federal que debe protegernos de los abusos de poder de las autoridades, se negó a amparar a los usuarios pampeanos de gas que recurrieron a ella ante el brutal e ilegal tarifazo. La medida, resuelta por un ministro nacional que tiene intereses directos en el negocio, ha encontrado una enorme resistencia en la población que no se resigna a perder su calidad de vida y se niega a aceptar mansamente su pago por la imposibilidad de pagarlo pero, además, por haberse resuelto incumpliendo los mecanismos previstos para cualquier suba en las tarifas de servicios públicos.

II – Por suerte para los usuarios de La Pampa, una cámara bonaerense suspendió la medida para todo el país y evitó que se consumara otro acto de injusticia con los habitantes de este suelo. (El gobierno, pese a las sospechas de que el ministro del área está favoreciendo con la medida a sus ex patrones de la empresa petrolera para la que trabajaba y en la que ahora tiene acciones, anticipó que apelará la medida ante la Corte. Allí ha nombrado recientemente a dos ministros que probarán ahora, en esta causa, si esa proclamada independencia de quien los encumbró es tal).

III – En la semana los pampeanos fuimos informados por los medios nacionales de que formábamos parte de los damnificados por las obras públicas no iniciadas y cobradas por la “corrupción kirchnerista”. Uno de los diarios más importantes del país hizo un minucioso informe sobre las obras que el anterior gobierno tenía diseminadas por el país sin empezar y que, pese a no haberlas siquiera iniciado, ya había pagado a sus “empresarios amigos”. El autor del informe mencionaba para nuestra provincia una supuesta obra que Vialidad Nacional le había adjudicado al apuntado empresario en el cruce de las rutas nacional 35 y provincial 10. También hacía mención a la denominada Travesía Urbana que, desde hace años, esperan los castenses se termine para darle más seguridad al paso de la ruta por la localidad.

IV – En el caso de nuestra provincia el informe era falso. La supuesta obra en el cruce de las rutas nunca se licitó y, por lo tanto, no fue adjudicada ni a Lázaro Báez ni a nadie. Su mención en el sesudo informe del equipo de investigación del prestigioso matutino porteño era, en realidad, fruto de la ignorancia de quien lo hizo, pues confundió la nomenclatura de la obra de la Travesía -que está ubicada entre ese cruce y el de la ruta 4, con una obra. Pero no fue el único error que mostró ese informe que prometía al que lo leyera las pruebas de la corrupción en la obra pública en los años del kirchnerismo. En él se afirma que la Travesía no se inició y, no obstante, se cobraron millones de pesos por ella. Si el periodista y el equipo que redactó el informe hubiera consultado al intendente del pueblo hubiera evitado el papelón: la obra está avanzada en casi un 40 por ciento (es público que es así pues el avance se puede apreciar pasando por ese tramo de la ruta frente a Castex) y se cobró una parte proporcional.
Para completar la desmentida a ese informe, el jefe de obra de Vialidad Nacional en La Pampa salió a desmentir que hubiera sobreprecios e informó que el motivo de la paralización de los trabajos fue la suspensión de los pagos por parte del gobierno.

V – No fue la primera vez que el diario informa falsamente sobre la realidad provincial. Más interesado en sostener una posición empática con el gobierno nacional que reflejar la realidad, el matutino porteño aseguró que nuestra provincia era la más favorecida de todas en el reparto de la coparticipación. Fue el propio ministro de Hacienda de La Pampa quien salió a desmentir esa aseveración mostrando los números reales y, de paso, recordando lo que aún desde la Nación deben terminar de cumplir con la provincia.

VI – Estos informes no parecen ser fruto de la casualidad. Se trata de evidentes operaciones que intentan crear una realidad paralela más acorde a la posición oficial que a la realidad dura. Lo hacen todo el tiempo y con todos los temas que incomodan el nuevo “relato”. No solo nuestra provincia no está siendo favorecida, sino que, de acuerdo a lo que se percibe mes a mes de coparticipación, solo en el mes de junio la pérdida de ingresos real fue superior al diez por ciento si se toma en cuenta solo el último año. El aumento de la percepción fue, de acuerdo a los números de la provincia, cercano al 29 por ciento. Pero, si se tiene en cuenta que la inflación en el mismo período fue superior al 40 por ciento, está claro que La Pampa ha recibido por coparticipación mucho menos que el mes de junio del año pasado. (LVS)

Compartir