“No vamos a negociar migajas con el Estado”

LA LUCHA DEL PUEBLO MAPUCHE

LA ARENA mantuvo ayer una entrevista telefónica con el lonko Facundo Jones Huala, desde la Unidad Penitenciaria 14 de Esquel, donde se encuentra detenido.
IRINA SANTESTEBAN
Facundo Jones Huala está detenido hace casi un año, por orden del juez Gustavo Villanueva, quien hizo lugar al pedido de extradición del gobierno chileno, a pesar que en 2016, otro juez federal, Guido Otranto, había declarado ilegal ese pedido porque se había basado en testimonios que habían sido tomados bajo apremios ilegales (torturas).
La extradición se encuentra a resolución de la Corte Suprema, y mientras tanto el líder de la comunidad Pu Lof en Resistencia Cushamen, había iniciado una huelga de hambre a principios de junio, que profundizó el día 16, al negarse a ingerir líquidos (“huelga seca”). Su protesta era por la negativa de la Justicia a permitirle la celebración del Wiñoy Tripantru (Año Nuevo mapuche).
Ante esta situación, y la denuncia de sus familiares del agravamiento en la condición física de Facundo, dirigentes sindicales y organizaciones de derechos humanos tomaron pacíficamente la sede de la Casa de Chubut para exigir una entrevista con el gobernador Mariano Arcioni.
La presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, habló con el primer mandatario chubutense, quien le prometió que van a permitir la celebración solicitada, permitiendo el ingreso de unas 20 ó 30 personas al penal donde se encuentra detenido el lonko. Al comunicarle Hebe el anuncio de Arcioni, Jones Huala levantó la medida.

Vejámenes.
Ayer a la mañana, en diálogo telefónico con esta periodista, Facundo todavía se encontraba en huelga de hambre, y manifestó sentirse “muy débil, por momentos pierdo la conciencia”. Denunció que los agentes del Servicio Penitenciario lo sacaban a cada rato a la enfermería, para pesarlo, pero en realidad lo desnudaban y filmaban, “intentando humillarme y hacerme sentir vergüenza”. Esas vejaciones y provocaciones son constantes contra quien hoy se ha transformado en un ícono de la resistencia de los pueblos originarios, y del reclamo legítimo por la devolución de sus territorios ancestrales.
Por su estado de salud, el diálogo telefónico fue breve y la entrevista continuó con Andrea Millañanco, su compañera y vocera.

No nos conocen ni respetan.
Andrea se quejó de la ignorancia y desprecio de los “huincas” hacia la cultura, el lenguaje, la espiritualidad y cosmovisión de su pueblo, reflejados en la negativa del juez Villanueva y la Cámara Federal de General Roca, a que se pueda celebrar el Wiñoy Tripantru en el interior de la cárcel.
“Los jueces no tienen idea de lo que pedimos, no cumplen con la Constitución Nacional ni con el Convenio 169 de Naciones Unidas, que ordenan al Estado Argentino a respetar nuestra cultura y garantizar la práctica de nuestros ritos espirituales”.
Su queja no iba sólo dirigida a los jueces, sino también al sistema educativo, donde -según Andrea- también se discrimina a los niños mapuches, pues la mayoría de los docentes desconocen su lengua y su manera de mirar el mundo.

Wiñoy tripantru (año nuevo).
Es una ceremonia que se celebra al inicio del invierno, el 21 de junio, que es un día sagrado porque es el más corto del año y el que da comienzo a la época más fría. Es la vuelta del sol, que con su calor renueva la vida, pues a partir de ese momento se alargan las horas de sol, y renace la vida.
La importancia de este momento se manifiesta por medio de diversos ritos ancestrales. Con la llegada de la Machi o el Lonko, que son quienes dirigen el ritual, se invoca la intermediación de los ancestros sagrados para que el cosmos restablezca la comunicación espiritual con todos los que participan en el rito.
La ceremonia continúa por la noche, con la reunión alrededor del Kutral (fogón) y se comparte el Nutram (charla) de los ancianos y sabios que relatan hechos de la historia, para el conocimiento de los niños y jóvenes.
La trascendencia del Wiñoy Tripantru expresa el sentimiento profundo de ese pueblo, como parte de la naturaleza y de un cosmos integral.

Reclamo de tierras.
La Constitución Nacional, sancionada en 1994, reconoce la propiedad ancestral de los pueblos pre-existentes, y ése es el reclamo más importante del pueblo mapuche y de las demás comunidades originarias. En abril pasado, se realizó una reunión del Consejo Consultivo y Participativo de los Pueblos Indígenas, creado por decreto del gobierno nacional 672/16, luego del acampe de casi 10 días que hicieron diversas comunidades frente a la Secretaría de Derechos Humanos. Hoy el reclamo de esas organizaciones que agrupan a los pueblos Qom, Pilagá, Wichi y Nivaclé, es instrumentar y regular los derechos a la posesión y propiedad comunitaria de las tierras. A pesar de que se prorrogó la ley 26160, que suspende las sentencias de desalojo, en muchas provincias no se respeta y los originarios son constantemente apartados de sus territorios ancestrales. Es lo que pasa también con el pueblo mapuche, en larga disputa en las provincias patagónicas, donde esos territorios se superponen con propiedades de compañías extranjeras.
Andrea Millañanco dice: “no quieren reconocer nuestro derecho a la propiedad comunitaria de la tierra, pero muchos argentinos desconocen que hoy la Patagonia no está en manos argentinas, sino de millonarios como Luciano Benetton y Joe Lewis”.
Para la vocera, las autoridades argentinas no tienen la voluntad política de llegar a una solución pacífica con el pueblo mapuche, y afirmó: “no vamos a negociar migajas con el Estado”. “Para ellos somos unos indios atrevidos que nos animamos a pelear contra los grandes terratenientes”, dice con orgullo.

Persecución y asesinatos.
También denunció la represión, allanamientos y hostigamientos permanentes, que llegaron a hechos más graves como la represión que terminó con la vida de Santiago Maldonado, o el operativo del grupo Albatros, que asesinó al joven Rafael Nahuel.
El hermano de Facundo, Fausto Jones Huala y Lautaro González, quienes fueron los que bajaron el cuerpo sin vida de Rafael Nahuel, tienen una orden de detención del juez Villanueva. Sin embargo, se acreditó que ellos no tenían armas, pues los únicos que dispararon ese día fueron los Albatros.
Afortunadamente, y gracias a la intervención de Hebe Bonafini y la solidaridad de numerosas personalidades y organizaciones, se logró el compromiso de las autoridades para que se respete el derecho de Facundo a celebrar la ceremonia del Wiñoy Tripantru.