Pampeanos recuperan derechos, dentro y fuera

LA SEMANA PAMPEANA

I – Los pampeanos asistimos en la semana a dos acontecimientos que reafirman derechos ciudadanos conculcados, dentro y fuera de la provincia, por intereses contrarios al precepto constitucional que subordina el accionar del Estado a la consecución del bienestar general. El primero de estos hechos, que debe ser catalogado como histórico es, sin dudas, el artículo de la ley de presupuesto nacional que condiciona taxativamente las obras hídricas en los ríos argentinos a la aprobación de los comités de cuencas o, en su defecto, al de las provincias condóminas de esa cuenca. Para La Pampa este artículo significa en los hechos un avance trascendental en su larga lucha contra la prepotencia y el ninguneo de Mendoza, San Juan y la complicidad de la Nación en el despojo de sus ríos Atuel y Salado, ambos integrantes de la cuenca del Desaguadero.

II – Si ese artículo es finalmente ratificado por el Senado, La Pampa habrá logrado no solo un avance legal que en la práctica frena obras en nuestros ríos que se planeaban sin nuestro consentimiento, sino que, además, en el aspecto jurídico, plasma una clara intención de avance de la legislación nacional en el reconocimiento del manejo compartido de los recursos hídricos. Cuando está a sentencia el juicio iniciado por La Pampa contra Mendoza por el robo del río Atuel, esta “voluntad del legislador” que en el jerga tribunalicia alude a la necesaria empatía que los jueces deben tener a la hora de aplicar la ley con las intenciones de quienes así legislaron, es toda una señal. No queda duda que la intención del legislador es, claramente, dar un paso más hacia el ejercicio pleno del derecho de propiedad que una provincia como La Pampa tiene sobre una cuenca de la que ha sido despojada pese a que un fallo de la Corte admitió su interprovincialidad.

III – Mientras puertas afuera de nuestra provincia este artículo incluido y votado en el Presupuesto defiende los derechos pampeanos sobre sus ríos, puertas adentro, un fallo de la justicia pampeana le devuelve a los pampeanos el derecho al acceso a la información del que fue despojado por decisión de un ministro del gobierno provincial. El fallo fue dictado en el amparo que este diario interpuso ante la censura inaudita que se intentaba imponer para que la población no se enterara de los hechos policiales que ocurren en la jurisdicción provincial. En los fundamentos de la sentencia se amonesta duramente el intento de coacción de parte del gobierno sobre un derecho de “indudable raigambre constitucional” cual es el del acceso a la información. La jueza enfatiza en su escrito que “la libertad amplia de acceso a las fuentes donde figuran las noticias debe ser la regla y que dentro del sistema republicano de gobierno, todos los actos del gobierno y toda la información derivada de cada una de sus dependencias deben ser comunicados a la opinión pública para que la sociedad pueda tomar conocimiento de los mismos”. Por lo pronto, el Poder Judicial ya tomó nota de la sentencia y ordenó la publicidad de todos los fallos judiciales a la par que recordó a los funcionarios judiciales su obligación de atender las consultas del periodismo. Es de esperar que, luego de haber primado la locura de querer anular los derechos a la información de la población, prime ahora la cordura y prudencia necesarias para devolverle a la ciudadanía la confianza sobre la voluntad democrática de sus representantes, y se acate el fallo que, con tanta claridad, ha puesto las cosas en su lugar.

IV – El radicalismo sorprendió a buena parte de los pampeanos con la propuesta de su máximo referente provincial propiciando una devaluación de casi el cien por cien que llevaría el dólar a 27 pesos. La propuesta del diputado no fue solo una charla de comité o una declaración periodística. Está contenida en su voto en disidencia al proyecto de presupuesto que se trató en el Congreso. De la lectura de su propuesta surgen dos cosas con claridad: la primera, que se trata de una elaborada y documentada iniciativa cuyas metas económicas y fiscales están fundadas con seriedad. La segunda es que, claramente, todo el proyecto apunta a reforzar el carácter pastoril, agrario, de la economía argentina más allá de los matices voluntaristas con los que se intenta atenuar lo regresivo del modelo económico que se desprende del proyecto. El radicalismo desnuda con esa iniciativa que su alianza con la derecha plasmada en Cambiemos, no es solo una circunstancia electoral sino un cierto grado de involución en su pensamiento económico progresista. Esta propuesta de devaluación, se ha escuchado dentro mismo del radicalismo pampeano en estos días, es adherir a los fundamentos filosóficos de quienes estuvieron detrás del recordado “Rodrigazo”, el primer experimento neoliberal que cuarenta años atrás comenzó una de las crisis más profundas que vivió la economía de nuestro país. (LVS)

Compartir