Inicio Opinion Parlasur: ¿Macri respetará la ley?

Parlasur: ¿Macri respetará la ley?

PUNTO DE VISTA

NELSON NICOLETTI (*)
Un comunicado de los cancilleres de países integrantes del Mercosur ha dado cuenta de la decisión de sus presidentes de quitar la elección directa de los parlamentarios del Parlasur. En realidad, la medida afecta únicamente a Argentina, porque Paraguay -el otro país que ya tiene sus parlamentarios elegidos por voto popular- acaba de iniciar un nuevo mandato. Los otros estados parte, como Brasil y Uruguay, sencillamente nunca pensaron en serio instituir la elección directa de sus representantes al organismo regional.
Los «casi argumentos» expuestos por los cancilleres para arribar a tal decisión son falaces y mentirosos. El costo de la elección es cero, en tanto los candidatos al Parlasur forman parte de una boleta sábana que de todas maneras va a elecciones. Los viáticos deben abonarse igualmente , aunque los representantes pertenezcan al Congreso. Las dietas que corresponderían -que por otra parte jamás se han abonado desde el inicio del actual mandato- fácilmente pueden regularse según las posibilidades presupuestarias de la Nación. De todas maneras, es mucho menos que el auto-perdón de Macri por sus deudas del Correo Argentino: ese monto financiaría varios mandatos.
Pero hay otro «casi argumento» altamente peligroso para la democracia: dicen que el Parlasur es sólo declarativo, no tiene la fuerza de ley…para quien maneja el país evadiendo las leyes que le molesta, a fuerza de DNU y que tiene prácticamente clausurado el Congreso.
¿Qué puede interesarle la voluntad política de los representantes de los pueblos, de las comunidades de los países hermanos del Cono Sur? Así produzcan declaraciones o leyes… ¿Acaso los organismos internacionales como la ONU y tantos más no fundamentan sus resoluciones en la decisión de sus integrantes de respetarlas y hacerlas propias?
Para gobiernos que aún con origen democrático funcionan dictatorialmente -como el de Macri- la expresión popular y la voz de los pueblos está fuera de su comprensión e interés.
Esto de salirse de una organización internacional por un mero comunicado, (o fundar el Prosur, por otro comunicado), como pretende Macri, sin más excusas que sus disgustos ideológicos, pone en evidencia la práctica que en su negocio conoce bien: cerrar y abrir sociedades (truchas) según los intereses comerciales del momento.
Cuando se juntaron las voluntades políticas de los países latinoamericanos para buscar juntos y solidarios su crecimiento económico y luchar contra la desigualdad, primó la calidad de sus protagonistas y la altura de sus propósitos. Lejos…muy lejos de esta vergonzosa agachada macrista para mendigar presuntos favores de Trump.
Sólo forzando con un inconstitucional DNU podría Macri suspender las elecciones de los parlamentarios al Parlasur en los comicios de este año. El reconocido y destacado jurista Alejandro Perotti, experto en cuestiones internacionales y especialista en el Mercosur, expresó textualmente en su red social: «Según la jurisprudencia del Tribunal Permanente de Revisión, el artículo 41 del Protocolo de Ouro Preto establece el principio de jerarquía normativa del derecho del Mercosur, en virtud del cual los protocolos no pueden ser derogados, modificados o suspendidos por «decisiones» del Consejo del Mercado Común, y menos aún de cancillerías. Asimismo, según el mismo Tribunal Permanente de Revisión, las normas aplicables del derecho internacional (artículo 34.1 del Protocolo de Olivos) como lo sería el artículo 57.b) de la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados de 1969, son de aplicación supletoria, es decir siempre y cuando no contradigan normas del derecho del Mercosur».
Y cierra su opinión Perotti: «Cualquier reforma del Protocolo Constitutivo del Parlamento del Mercosur debe inexorablemente contar con la aprobación de los congresos nacionales de todos los estados partes, y recién luego de dicha aprobación, con más la ratificación por los respectivos poderes ejecutivos nacionales, dicha reforma puede entrar en vigencia».(@adperotti).
Bueno, así debiera ser. Me niego a ser el primer y último parlamentario pampeano del Parlasur elegido.

(*) Parlamentario del Parlasur