Perra vida la de algunos de los amigos más fieles

Señor Director:
Un pequeño perro parece haber sido utilizado para entrenar a una perra pitbull, en Santa Rosa, con
el resultado de que el pichicho, llamado Alberdi, quedó gravemente lastimado y murió poco
después de que lo hallasen tirado en la calle Alberdi, a pesar de los cuidados que se le prodigaron.
Según lo que se ha podido apreciar por las heridas del perrito, fue atado del cuello, para ponerlo a
disposición de la pitbull. Una vez que este otro perro respondiese al entrenamiento que le daba su
dueño, “Alberdi” fue abandonado en la calle de su nombre (en verdad, se le ha dado el nombre de
la calle para que, al menos, ya muerto, tenga una identidad nominal).
Los informes dados por nuestro diario permiten esperar que el factor humano (el amo y señor de la
pitbull y de la vida de “Alberdi”) ya ha sido identificado. La información, asimismo, relaciona este
caso de Santa Rosa con lo sucedido un poco antes en San Francisco, Córdoba. Allí un peluquero,
en un ejercicio de habilidades, probablemente ante un núcleo de amigos, procedió a despellejarlo
vivo y luego lo arrojó a la vía pública, quizás para que muchos tomasen conocimiento de su acción.
Esta otra víctima se llamaba Chocolate.
Ahora habrá que averiguar si ese fígaro ya ha estado ensayado su habilidad con alguno de sus
clientes de peluquería, procediendo a despojarlo de su cabellera con piel y todo. Puede haber sido
su entrenamiento, aunque también es posible que comenzase con un perro para ir después por
cabelleras que le otorguen mayor notoriedad. El matador arrojó a Chocolate a la vía pública, a la
vista de muchas personas.
Los indios comanches, de USA, ganaron fama por cobrar cabelleras de sus víctimas. El cine de ese
país explotó largamente esta práctica.
Del perro decimos que es “el mejor amigo del hombre”. Del hombre cuesta admitir que pueda ser
considerado “el mejor amigo del perro”, aunque hay probablemente más casos de buena y
cariñosa relación entre ambas criaturas de la vida.
Veamos otros casos espigados entre las noticias para un rimero de truculencias reveladoras.

A domicilio.
En Villa María, Córdoba, un recluso a perpetuidad por haber matado a su pareja, fue visitado en su
celda por otra mujer que accedió a tener relaciones con él (vaya a saber con qué intermediaciones).
La ley permite estas visitas íntimas, pero sería bueno averiguar cómo se establecen estas
relaciones desde una prisión. El caso es que el preso y la mujer fueron hallados muertos en la celda
y se ha inferido que él la degolló con un cuchillo (un arma que allí les es permitida) y luego se
suicidó. Es el tercer caso similar en poco menos de un mes. Su femicidio anterior fue en 2006:
mató a su pareja y a la hija de ambos.

Cacería.
En Oberá, Argentina, un grupo de cinco muchachos de entre 14 y 19 años estaban apostados
esperando su presa. Le tocó pasar a una chica de doce años, que regresaba a su casa. La
emboscaron y la condujeron a la casa de uno delos muchachos, todos los cuales se turnaron para
violarla sexualmente.
La chica logró romper una ventana y escapar de su encierro. Cruzó a través de varios patios de
casas de la vecindad y llegó a su hogar. Poco después hacían la denuncia y la policía pudo
aprehender a la banda.

En familia.
Un informe producido por una entidad conducida por Eva Giberti sobre violación sexual de niños y
adolescentes de ambos sexos, destaca que el 54 por ciento de hasta diez años son agredidos por
familiares. En las edades de 11 a 18 el 42 por ciento son agredidos sexualmente por desconocidos.
De los agredidos, 9 de cada 10 son mujeres.

Ministro.
Rubén Giacchi, ministro de Salud Desarrollo y Deporte de Mendoza, renunció a su cargo tras ser
denunciado por violencia de género por su pareja. El gobernador aceptó esa decisión.
El ministro Giacchi apareció recientemente en fotos de los participantes en manifestaciones de las
denominadas Ni una menos.
Jotavé