Por qué el silencio

La Fiscalía de Investigaciones Administrativas está siguiendo las huellas de la empresa Montenegro que sigue sin arrancar y le volvió a pedir información a la Subsecretaría de Industria para cotejarla con los datos recolectados en un peritaje.
Varios actores han hablado públicamente de esta delicada cuestión: el titular de la FIA, el diputado de la oposición que realizó una fuerte denuncia de irregularidades y el empresario Marcelo Montenegro. Todos ellos, consultados por este diario y otros medios locales, expresaron sus puntos de vista. Pero uno de los protagonistas de este entramado ha brillado por su ausencia: el Poder Ejecutivo provincial. Lo extraño es que está en juego un emprendimiento industrial de gran escala impulsado por el propio gobierno y el otorgamiento de un crédito cuyo destino y transparencia puso en dudas un legislador del Frepam y motivó la intervención de la FIA.
De acuerdo al cronograma previsto, la fábrica de implementos agrícolas y equipos de riego ya debería estar funcionando. Pero no se observa actividad en el predio, con lo cual suma créditos la denuncia del diputado opositor y despierta suspicacias el silencio gubernamental.
Se sabe que este tema estuvo entre los que motivaron la renuncia del ex ministro de la Producción, Abelardo Ferrán. También que hubo demoras en Nación con relación a un apoyo crediticio. Pero lo cierto es que desde el tesoro provincial hubo un aporte de dinero de cuarenta millones de pesos y todavía no se ve el humo en las chimeneas ni operarios trabajando.
Al menos, algún funcionario debería aclarar públicamente lo que está sucediendo. Es lo que todos esperan porque no se trata solamente de hablar de políticas industriales en forma generalizada sino de llevar a la acción esas proyecciones con actos concretos, que puedan ser vistos y originen resultados en nuestra economía provincial. No hay discurso en el gobierno -y en la oposición- que no hable de la necesidad imperiosa de promover la actividad industrial en una provincia excesivamente dependiente del Estado y el agro. Ahora que está en marcha un emprendimiento -al menos eso es lo que todos creen-, no debería faltar información veraz de todas las partes involucradas. Especialmente del PEP que realizó un generoso aporte crediticio.