Por qué se convirtió en el grupo más odiado en Israel

"ROMPIENDO EL SILENCIO"

Anshel Pfeffer* – La campaña para deslegitimar a un grupo de soldados de combate que están llevando luz al lado más oscuro de las operaciones militares israelíes es una muestra de cuán grande es la amenaza al cómodo consenso que perpetúa la violencia contra el pueblo palestino.
De alguna manera, al menos, el nombre elegido por un grupo de ex soldados del ejército de Israel dedicado a documentar y publicar el lado más oscuro de la ocupación militar de Cisjordania y las campañas de Israel en Gaza -“Rompiendo el Silencio”- no responde a la realidad. Nunca hubo un silencio total y la organización, de hecho, no inventó nada.
La tradición de soldados israelíes contando una narrativa alternativa a la oficial, relatos hagiográficos existen desde 1949. Luego, poco después del final de la Guerra de la Independencia, la novela de S. Yizhar, “Khirbet Khizeh”, -el relato cuasi ficcional sobre el destierro de los habitantes de un pueblo árabe- fue el primero de un puñado de libros y artículos subversivos contados o escritos por soldados, revelando los aspectos menos gloriosos de las guerras de Israel. Y mientras ellos estaban siempre en minoría, fueron, sin embargo, aceptados como parte de la cultura dominante.
En octubre de 1967, cuatro meses después de la Guerra de los Seis Días, el libro “Los Soldados hablan” (publicado en Inglés como “El séptimo día”) fue lanzado y se convirtió en un best seller instantáneamente. Ofreció transcripciones de las experiencias de los miembros del kibutz que habían luchado en la guerra y regresaron a casa con las emociones en conflicto.
Mientras que algunos, -sobre todo en la izquierda hebrea-, atendieron a los relatos de estos soldados, continuaron en los años de la primera Intifada en los años 1980 -los vieron como una contribución vital al debate democrático, otros, peyorativamente, los llamaban “bochim ve yorim”, disparan y lloran. Las historias de los guerreros angustiados enfurecieron a muchos en la derecha, que veía mancillar el “ejército más moral del mundo”. Sin embargo, también enfurecieron a la izquierda radical, que acusó a los soldados de tratar de limpiar sus propias conciencias para volverse limpios, pero no están preparados para dar el siguiente paso y se niegan a continuar sirviendo como reservistas.

Controversia.
Entonces ¿por qué, si no es más que una continuación de una tradición de Israel, Rompiendo el Silencio causa tanta controversia ahora? ¿Por qué se puso bajo fuego al presidente Reuven Rivlin cuando pronunció un discurso el domingo pasado en la conferencia de Nueva York del diario Haaretz, que también incluyó a miembros de Rompiendo el Silencio, (pero no en el mismo escenario)? ¿Por qué el gobierno israelí movilizó sus recursos diplomáticos para tratar de evitar que la ONG aparezca en el extranjero y reciba financiación de los gobiernos europeos? ¿Por qué el ministro de Educación Naftali Bennett ahora prohibió en las escuelas llevar a cabo conversaciones de Rompiendo el Silencio con los profesores delante de sus alumnos?
Se inicia con la amplitud y la longevidad de Rompiendo el Silencio. “Disparar y llorar” solía ser el acto único de catarsis en el despertar de una ronda de guerra. La ONG que se puso en marcha en 2004 por un grupo de ex soldados con una pequeña exposición sobre su servicio en Hebrón, ha evolucionado hasta convertirse en una organización en toda regla con equipos de entrevistadores, verificadores de datos e informes periódicos publicados en hebreo y en inglés. Se ha convertido en una constante espina en el costado del oficialismo, y un objetivo conveniente. Ya no es un interludio conveniente para ventilar nuestra agobiada conciencia colectiva, para luego volver a nuestros asuntos, como de costumbre. Rompiendo el silencio no nos ofrece alivio rápido; nos promete volver con más.
Y luego está la entusiasta recepción que el grupo recibe en el extranjero, en los foros internacionales “hostiles” y los medios de comunicación globales. Si hay problemas, ¿por qué ventilarlos afuera, a menos que su motivación real no sea arreglarlos en casa, sino el esparcimiento de injurias antisemitas entre los gentiles? Esta es una afirmación ridícula que deliberadamente ignora el hecho de que este es el año 2015, e incluso si Rompiendo el silencio sólo se publicara en hebreo y hablara exclusivamente a las organizaciones de noticias locales, aún así sus informes serían traducidos y distribuidos en todo el mundo inmediatamente.

Ola de peticiones.
Los derechistas no tienen ningún problema peleando sus batallas en el extranjero, y lo hicieron vociferando contra el gobierno -en particular, pero no sólo, en la diáspora- en los períodos cuando estaban en la oposición. Rompiendo el Silencio está en lo cierto de querer controlar la narrativa donde quiera que se la escuche y como israelíes patrióticos, sus miembros creen que debería ser una alternativa que se presenta en el extranjero. Además, dirigir una organización cuesta dinero, publicar en inglés es una parte necesaria de la recaudación de fondos – y las ONG derechistas no se quedan con los brazos cruzados en esto. Pero a los “difamadores” se les etiqueta, no sólo para ser utilizados por los críticos de la derecha, sino porque es una manera conveniente para los políticos centristas como Isaac Herzog y Tzipi Livni de demostrar su patriotismo y distanciarse de Rompiendo el Silencio.
La deslegitimación de un grupo de soldados de combate que desafían el sistema es también un signo de cuán grande resulta una amenaza al cómodo consenso. Ideológicamente, se dio un paso atrás desde la anterior oleada de disentimiento. Antes de Rompiendo el Silencio, hubo una ola de peticiones por parte de soldados -incluyendo pequeños grupos de pilotos y combatientes de las fuerzas especiales- diciendo que se niegan a servir en los territorios ocupados y llevar a cabo misiones en zonas civiles palestinas. Puede haber sido sólo un mero puñado pero conmocionó a la sociedad israelí -y, según personas cercanas al entonces primer ministro Ariel Sharon, le había sacudido lo suficiente como para comenzar a contemplar una retirada de la Franja de Gaza-.

Informes.
Rompiendo el silencio nunca ha abrazado la objeción de conciencia ni llamó a los soldados a rechazar órdenes, lo que hace que sea mucho más difícil de condenar al ostracismo del grupo. Irónicamente, algunos activistas anti-Israel, mientras ávidamente utilizan los detalles que Rompiendo el Silencio revela, han criticado el grupo para esto, acusándolo de colaborar con la causa de Israel por la limpieza de su conciencia. También esos sectores acusaron a la organización de no llevar sus pruebas a la Corte Penal Internacional -en cambio, ofrece los testimonios recogidos al fiscal general militar del ejército israelí-, observando escrupulosamente el anonimato de los soldados.
Antes de que los informes de Rompiendo el Silencio se publican, se envían a la censura militar israelí, para asegurar que los detalles operativos clasificados de anuncios se vean comprometidos. El hecho de que el grupo ha tratado de jugar con las reglas le ha ayudado a recibir una audiencia de al menos parte de los medios de comunicación de Israel, aunque el ala derecha más enérgica trató de deslegitimarlos.
Tal vez, sin embargo, la demonización de un grupo de jóvenes, soldados patriotas no debería ser tan sorprendente en un período de intolerancia en que incluso el presidente más derechista en la historia de Israel está siendo llamado traidor por hablar contra el racismo y la xenofobia.

Apoyos.
En tanto, un ex general mayor retirado del ejército de Israel publicó un anuncio en el diario liberal israelí Haaretz en apoyo de “Rompiendo el Silencio”. Bajo el titular “También estoy rompiendo mi silencio”, Amiram Levin utilizó la media página de publicidad para expresar su respaldo al grupo y para difamar a aquellos que buscan ponerlo fuera de la ley.
“Rompiendo el Silencio protege a los soldados del ejército israelí en el lugar imposible en el que los políticos los han abandonado”, escribió Levin en su comunicado, añadiendo que “las instrucciones para acallar a Rompiendo el Silencio perjudican y debilitan al ejército israelí”.
El soldado retirado, cuyos cargos incluyeron la jefatura del Comando Norte del ejército israelí, comandante de la unidad y subdirector del comando de élite Sayeret Matkal del Mossad, añadió: “El ejército israelí debe alentar a Rompiendo el Silencio y quienes, como ellos, hablan sin miedo en el ejército y en la sociedad israelí”.
Esta semana, el ministro de Educación Naftali Bennett dijo que iba a prohibir la aparición del grupo en las escuelas israelíes, mientras que el ministro de Defensa Moshe Yaalon, dijo que iba a impedir que la organización entre en terrenos del Ejército. En un encarnizado enfrentamiento en la Knesset, el primer ministro Benjamin Netanyahu exigió que el líder opositor Isaac Herzog condene a la ONG.
También se presionó esta semana al Presidente Reuven Rivlin en un pequeño canal de televisión, el Canal del Patrimonio, que le censuró por asistir a la conferencia de Haaretz en Nueva York, en la que también aparecieron miembros de “Rompiendo el Silencio”.
*Periodista. The Times of Israel