Que no se pierda la obra de Bustriazo

La influencia del paisaje en la sensibilidad de los seres humanos y en las manifestaciones del arte ha sido motivo de estudios y tratados en todos los tiempos. Sin embargo no hay que ser un erudito para sentir en una obra artística el latir de la tierra y sus habitantes. Los pampeanos gozamos la inmensa suerte de haber tenido entre nosotros a un escritor excepcional como Juan Carlos Bustriazo Ortiz, quien fue capaz de expresarnos con una altura poética pocas veces alcanzada.
Este poeta singular logró amalgamar la esencia del paisaje físico y humano de nuestra región en una vastísima obra de belleza y profundidad impar. Durante muchos años fue parte inseparable de la noche y la bohemia santarroseñas, leyendo sus versos a quienes sabían apreciarlos y consolidándose, con la colaboración de muchos y buenos músicos, en uno de los pilares fundamentales del cancionero pampeano. A través de esas creaciones poético-musicales muchos pampeanos pudieron conocerlo y logró trascender más allá de nuestras fronteras provinciales.
Bustriazo escribió desde muy joven hasta poco antes de su muerte. El resultado fue una obra monumental: desde los primeros poemas más directos y despojados, surgidos al calor de circunstancias y personajes de nuestro oeste, hasta los últimos libros en los que su desvelo lo conducen a territorios creativos superiores, estirando, transformando y resignificando las palabras. Ese esfuerzo artístico ha alcanzado el reconocimiento de la crítica especializada, y se ha llegado a decir de él que es uno de los mayores poetas latinoamericanos.
Sin embargo, de tamaña obra que -según un ordenamiento realizado por el propio autor- abarca setenta y nueve libros, hay apenas seis publicados. Es decir, la mayor parte permanece inédita y, lo que es mucho más grave, se desconoce en dónde están los originales. A la muerte del poeta, esos preciosos manuscritos quedaron en manos de sus familiares, pero con el tiempo se les perdió el rastro porque habrían sido trasladados fuera de nuestra provincia. No hace falta explicar los riesgos que corren estas joyas estampadas en un material tan frágil como el papel.
Esta incertidumbre sobre el paradero de los manuscritos de Bustriazo motivó la iniciativa de una legisladora pampeana para que el Senado de la Nación declare “de interés nacional” la obra del poeta, con lo cual se aguardan acciones positivas para rescatarla y posibilitar su salvaguarda y posterior publicación. Simultáneamente, la Asociación Pampeana de Escritores, de la que formaba parte Bustiazo, viene dando impulso a otra iniciativa con la misma finalidad de protección. De paso, conviene recordar que el Estado provincial posee las herramientas administrativas y legales como para intervenir en defensa de este singular patrimonio artístico.
Sin desconocer los eventuales derechos sobre los libros inéditos que puedan reclamar sus familiares, la obra de Bustriazo Ortiz se ubica muy por encima de eventuales querellas y discordias. Forma parte de nuestro patrimonio cultural y espiritual y su permanencia en la oscuridad es una condena inmerecida para la memoria del autor y su obra.

Compartir