Inicio Opinion ¿Qué pasa con el Plan Director?

¿Qué pasa con el Plan Director?

El proyecto de obra más importante, por lejos, de la ciudad de Santa Rosa hoy navega en un mar de incertidumbre que nadie puede desentrañar. Va a pasar una gestión completa en el municipio y todo indica que ni siquiera estará terminado ese trabajo imprescindible para llevar a cabo el plan de obras de saneamiento que requiere con urgencia la capital pampeana.
En junio del año pasado el intendente municipal había afirmado que el Plan Director para las obras de agua potable, cloacas y desagües pluviales sería entregado en marzo de este año. En enero, último, en la sede del Concejo Deliberante, el secretario de Obras Públicas estiró el pronóstico hasta mayo. Ahora, ya vencido ambos plazos, un concejal opositor afirmó que la elaboración del proyecto fue interrumpida, que está lejos de terminarse por falta de actualización de los pagos y que la consultora contratada solo presentó «un exiguo informe meramente descriptivo». También dijo el edil que desde el Ejecutivo municipal no se responden las consultas sobre el tema
Llama poderosamente la atención que, a pesar de la gravedad que implica esta la situación, nadie se sienta obligado a dar explicaciones a los vecinos de la ciudad. Como se dijo, se trata del problema más acuciante que enfrenta esta capital con cloacas desbordadas, desagües pluviales que colapsan con lluvias de cierta intensidad y un sistema de provisión de agua potable que merece una urgente revisión.
Lo que sí va quedando cada vez más claro es que la decisión de contratar una consultora foránea que está fuera de control de la jurisdicción local o provincial estuvo lejos de haber sido el mejor camino. Hoy cabe recordar que, apenas asumidas las actuales autoridades municipales y provinciales, el gobernador de la provincia le propuso al intendente asumir en conjunto la elaboración del Plan Director mientras se realizaban las tareas urgentes de mitigación. El ofrecimiento fue rechazado por el jefe comunal con el argumento de que ya tenía el compromiso del gobierno nacional para afrontar el pago de los estudios a un grupo de empresas proyectistas de Buenos Aires. Meses después el intendente provocaba el estupor general cuando admitía que él no había participado en la firma del convenio y que ni siquiera lo había visto, pues esa función la estaba cumpliendo el Ente Nacional de Obras Hidráulicas y Saneamiento (Enohsa).
Hoy resulta una proeza periodística encontrar algún funcionario municipal que quiera hablar del tema. A pesar de la importancia crucial de este proyecto, y de la enorme expectativa que se generó en los habitantes de la ciudad acosados por los líquidos cloacales o las inundaciones periódicas, nadie se siente obligado a informar sobre lo que está sucediendo.
El Plan Director es una herramienta tan imprescindible como los planos de una vivienda. Ninguna construcción se puede llevar a cabo sin un programa de obras que guíe su avance, de ahí que esta demora que nadie quiere salir a explicar resulte decepcionante para los santarroseños.
La única certeza es que se está consumiendo un período de gobierno completo y ni siquiera el proyecto de las obras, tal como vienen las cosas, va a estar finalizado.