Rasgos del Acontecer (30-12-2008)

No es casual y hay culpa
En estos días se ve una tanda de avisos de la Agencia Nacional de Seguridad Vial. Con ilustración adecuada, se lee: -Cuando manejás, tomátela en serio. -Si se puede evitar, no es accidente.
La idea central está en la segunda de esas frases, pues se sostiene en ella que es inapropiado llamar accidente a lo que pudo ser evitado. Los siete mil muertos por año, en sucesos viales de la Argentina, serían menos si se condujese a velocidad apropiada, se usase el cinturón o el casco, se evitase el alcohol y se estuviese atento al manejo (ni atender el celular ni conducir cuando se está cansado). Quien deja de cumplir estas obligaciones del conductor no protagoniza accidentes. Más bien, comete homicidios. O suicidios.