Refugiados sirios en la pobreza extrema

LAS CONSECUENCIAS DEL CONFLICTO

Cuando la canciller de Alemania, Angela Merkel, defendió la política de inmigración de su gobierno y anunció que su país recibirá un millón de refugiados, en su mayoría de Siria, miembros de su partido, la Unión Demócrata Cristiana, la aplaudieron de pie durante nueve minutos.
A esa buena noticia, anunciada el lunes 14, le siguió una mala con la publicación 48 horas después de un informe que concluye que la guerra civil en Siria causó “la mayor crisis de refugiados de nuestro tiempo, con costos humanos, económicos y sociales colosales para los refugiados y las comunidades de acogida”.
El estudio, del Banco Mundial y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), señala que aproximadamente 1,7 millones de sirios que están registrados como refugiados en los vecinos Jordania y Líbano viven en circunstancias precarias, a pesar de la generosidad de los gobiernos receptores.
“Son pocos los derechos legales de la población refugiada, que ha de hacer frente, además, a una limitación del acceso a los servicios públicos debido a una demanda sin precedentes. La inmensa mayoría de estos refugiados vive en situaciones de marginalidad, en áreas urbanas y periurbanas, muchos de ellos, en asentamientos informales en lugar de campos de refugiados”, denuncia el informe.
La difícil situación de los refugiados es grave y las vidas y la dignidad de millones de personas están en juego, advierte. Casi nueve de cada diez refugiados sirios que viven en Jordania se encuentran en la pobreza o se espera que lo estén en el futuro próximo.
La crisis tiene consecuencias que trascienden a Medio Oriente, ya que los refugiados, en su desesperación, se trasladan a Europa y otros lugares, indicó.