Refugios de dinero de dudosa procedencia

¿PARAISOS O GUARIDAS FISCALES?

En 2013, la Cumbre del G-20 que se reunió en Moscú, denominó “guaridas” a los países cuyo sistema financiero permite la creación y radicación de sociedades y cuentas, sin hacer preguntas sobre su dudoso origen.
IRINA SANTESTEBAN
Para la Unidad de Información Financiera (UIF), los “paraísos fiscales” son aquellas jurisdicciones, territorios o Estados que tienen políticas impositivas de escasa o nula tributación. Se caracterizan por su amplitud en materia de transacciones financieras y de las sociedades que allí se asientan, impidiendo la identificación de sus titulares y el origen de los fondos allí administrados.
En su página web, la UIF explica que la delincuencia internacional, para evitar que se vincule el producido de sus actividades ilegales con los delitos que les dieron origen y poder disponer de ese dinero mal habido, crean estructuras y herramientas cada vez más sofisticadas.

Paraísos para el lavado.
Por ello, la verdadera razón de ser de esos mal llamados “paraísos”, es ocultar el origen ilícito o irregular de los fondos que reciben, sea producto de la evasión fiscal en sus países de origen o peor aún, del lavado de dinero producto de delitos graves como el tráfico de drogas o de personas, el juego clandestino, secuestros, etc.
La UIF menciona también a los “delitos que preceden al lavado de activos”, que son aquellas actividades ilegales que generan ingresos, que luego se intentan insertar en el circuito legal, con apariencia de haber sido obtenidos lícitamente. Ese mecanismo por el cual, activos de origen ilícito se insertan en el sistema económico legal, bajo la apariencia de haber sido obtenidos en forma lícita, se llama “Lavado de Activos”.
Para la UIF este delito constituye una grave amenaza a la integridad de las instituciones financieras y comerciales legales de un país, por los efectos nocivos que producen en el mercado legítimo económico mundial. Ese dinero mal habido es utilizado luego para cometer otros hechos delictivos, que conforman las redes o mafias, con el financiamiento de sicarios y la corrupción a gran escala de funcionarios públicos o jueces.

Cristina contra las guaridas.
En la Cumbre de G-20 que se realizó en Moscú en 2013, la entonces presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, mocionó que se dejara de llamar “paraísos” a esos Estados o territorios, y se los denominara “guaridas fiscales”.
En una conferencia de prensa que brindó en esa cumbre, Cristina explicó que, por una deformación del inglés, al pasar al castellano el término “haven” que significa “cueva” o “guarida”, quedó “heaven” que se traduce como “cielo”, y de allí devino en “paraíso”.
En el documento final de 2013 en la capital rusa se incluyó el término “guaridas fiscales”, al hacer referencia a la lucha contra la evasión y la corrupción a nivel global. También se incluyó un texto sobre la sustentabilidad para el pago de la deuda y la generación de trabajo con inclusión social.
En esa cumbre CFK hizo una propuesta para que exista una ley internacional sobre la reestructuración de las deudas de los Estados similar a la ley de quiebra que existe en Argentina, que establece que cuando el 66% de los acreedores está de acuerdo con una propuesta de pago, el resto debe aceptarla y así evitar situaciones como la que atravesó nuestro país con los llamados “fondos buitres”. Ese conflicto quedó lamentablemente zanjado con el gobierno de Mauricio Macri, quien pagó la totalidad de lo reclamado por los holdouts, luego del fallo favorable del juez de Nueva York, Thomas Griesa, y para ello tomó deuda por 16.500 millones de dólares.

Condecorada en ecuador.
A fines de septiembre, la ex presidenta viajó a Ecuador para recibir, de manos de la Asamblea Nacional de ese país, la Orden Manuela Sánchez, en reconocimiento por su gestión y su compromiso con la Democracia, los Derechos Humanos y la integración latinoamericana.
En esa oportunidad CFK aprovechó para criticar a los funcionarios del gobierno de Macri que tienen cuentas offshore en esas guaridas fiscales, que a su juicio “han sido creadas para delinquir”. Para Cristina, “el que tiene fondos en paraísos fiscales es porque no paga impuestos, de mínima”, y advirtió sobre las nefastas consecuencias económicas y sociales que se generan en una sociedad cuando un dirigente tiene dinero en una offshore.

Rafael Correa también.
En sintonía con la posición de la ex presidenta argentina, el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, también impulsó dos iniciativas relacionadas con el combate a los paraísos fiscales en una campaña suya que viene de varios años antes.
Luego de conocerse las revelaciones de los Panamá Papers, con sus repercusiones en los países latinoamericanos, Correa llevó a la Asamblea General de la ONU, el debate sobre esos territorios que claramente vulneran la soberanía económica de los países de los cuales provienen los fondos allí depositados.
En Ecuador, Correa propone una consulta popular para sancionar una norma que imponga la incompatibilidad entre el ejercicio de cargos públicos y ser titular de bienes o capitales, de cualquier naturaleza, en paraísos fiscales. Esa consulta se realizaría conjuntamente con las elecciones presidenciales de febrero de 2017 y la pregunta que se formularía sería: “Está usted de acuerdo en que, para desempeñar una dignidad de elección popular o para ser servidor público, se establezca como prohibición tener bienes o capitales, de cualquier naturaleza, en paraísos fiscales?”.
Sí el resultado fuera favorable al SÍ, se reformaría la Ley Orgánica de Servicio Público y en ese caso, todos aquellos que aspiren a cargos electivos tendrían plazo de un año para repatriar sus fondos, luego de lo cual quedarían imposibilitados de aspirar a cargos públicos.

Traición a la Patria.
Según el politólogo de la UBA, Juan Manuel Karg (“Correa y su lucha contra los paraísos fiscales”-Actualidad.RT.com), se estima en un 30% del PBI, los fondos de ciudadanos ecuatorianos fuera del país, especialmente en estas guaridas ideadas para evadir obligaciones fiscales. Ese dinero sería más que necesario para Ecuador, un país golpeado por la caída de los precios internacionales del petróleo, y que además debe afrontar los cuantiosos gastos para la reconstrucción de las zonas dañadas por el gravísimo terremoto de abril pasado.
En su artículo Karg analiza el posicionamiento internacional del presidente ecuatoriano, desde que saltara al escenario mundial al otorgar asilo político al perseguido Julian Assange, en la embajada de Ecuador en Londres, hasta esta reciente batalla contra las guaridas fiscales, a las que calificó como verdaderos “actos de traición a la patria”.

Evo contra EE.UU.
También el presidente de Bolivia, Evo Morales, ha tenido duros conceptos contra estos mal llamados paraísos fiscales, en particular luego que los Estados Unidos emitieran un informe hace unos meses, criticando la política antidroga boliviana.
“Antes que emitir informes antidroga deberían anular el secreto bancario, los paraísos fiscales y dejar de producir armas e invadir a otros países”, afirmó Evo, cuyo gobierno ha encarado un nuevo modelo de lucha contra la droga, con la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico, que busca la erradicación de los cultivos excedentarios de la hoja de coca, en acuerdo con los productores, ”sin violar los derechos humanos, sin paramilitares, sin secuestrados, sin fumigaciones y con resultados”.
Para el presidente boliviano, la responsabilidad del gobierno estadounidense en el negocio de la droga, que mueve a nivel mundial 500 mil millones de dólares anuales, es innegable. Y para reafirmar el combate de su gobierno contra el narcotráfico, ha pedido al Senado que impulse una ley para eliminar el secreto bancario en Bolivia.
Evo cuestiona el “doble discurso” de los EE.UU., por ser el gobierno que más fomenta la práctica del secreto bancario y, por ende, la existencia de los paraísos fiscales que sirven de fachada para operaciones financieras de empresas de otros países con recursos, en muchos casos, de dudosa procedencia.
El informe norteamericano identificó a países productores o de tránsito de drogas ilícitas que “han fallado manifiestamente en el cumplimiento de sus compromisos internacionales”, y entre ellos menciona a Bolivia, Venezuela y Birmania.
En la XVII Cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) que se realizó en Caracas en septiembre, con la presencia de 120 países, Evo alertó que los EE.UU. usa la lucha contra el narcotráfico para justificar intervenciones en otros países y robar recursos naturales.
“Estoy convencido, hermanos y hermanas, que desde Estados Unidos no hay lucha contra narcotráfico, sólo la usan … para someternos, para oprimirnos o para el control de nuestros países … para después de poco tiempo justificar una intervención para robar nuestros recursos naturales”.
Y recordó que los avances logrados en Bolivia en el tema narcotráfico, fueron en gran parte gracias a la expulsión hace años del embajador norteamericano, de la Administración para el Control de Drogas (DEA) y el cierre de la base militar.
Estas guaridas no están ubicadas sólo en Bahamas y Panamá, donde se reveló que el presidente Macri tenía empresas familiares que movieron al menos 9 millones de dólares adquiriendo empresas en Brasil. Además de esos “paraísos” tan conocidos como los de las islas Cayman, hay que recordar que Estados norteamericanos como Delaware, entre otros, también son guaridas de la misma calaña. Cero transparencia del capitalismo global…

Compartir