Inicio Opinion Registros sugestivos

Registros sugestivos

Sobre el filo mismo del 43 aniversario de la dictadura cívico-militar, la sociedad pampeana se despertó con una novedad inesperada: la filmación de las marchas populares de reclamo (la realizada en pro del juez Ramos Padilla, en este caso). No resulta del todo coherente la explicación dada al respecto al decir que la justificación de ese registro «está dentro de los reglamentos de la Policía Federal» y que «esto lo hace la policía normalmente, cuando hay alguna manifestación, por lo que pudiera llegar a ocurrir». Sobran los ejemplos de reuniones y manifestaciones de todo tipo en las que no se ha advertido filmación alguna, de lo que se deduce que alguien las selecciona y ordena ¿Quién…? No sería el propio juez federal, por lo que cabe sospechar de una instancia muy superior, de orden nacional y preventiva de que este tipo de apoyos, tan claros y directos, son evaluados con presunción de delito cuando se trata de una forma eminentemente democrática.
Adviértase que, en definitiva, se trató de un grupo de ciudadanos de las más variadas orientaciones políticas, dando su apoyo explícito a otro ciudadano -probo por cierto- que con su tarea ha destapado ollas de vergüenza e indignidad dentro de las cuales se mueven algunas muy altas autoridades, aún con riesgo por la calidad institucional de la República.
Con los antecedentes que hay en la materia y las revelaciones acerca de la trama y labor de los servicios «de inteligencia» que han aparecido en las últimas semanas, es plenamente justificado que a los concurrentes santarroseños a la marcha de apoyo al juez Ramos Padilla les haya quedado -según dicen las crónicas- una sensación de intento por «sembrar el miedo» o manifestar un cierto «control social» para aquellos asuntos que hagan a la entraña misma del gobierno nacional, como es el presente caso.