Rosario: se reúnen movimientos argentinos solidarios con Cuba

EMILIO MARÍN
Hoy y el domingo se realizará en Rosario el XIII Encuentro Nacional de Solidaridad con Cuba. Habrá debates y paneles, con asistencia de dirigentes políticos y embajadores de Cuba y Nicaragua. Cuba no está sola en el mundo.
Centenares de argentinos se sumarán a los anfitriones de la Multisectorial de Rosario de Solidaridad, para animar el XIII Encuentro Nacional de Solidaridad organizado por el Movimiento Argentino de Solidaridad con Cuba (Mascuba). Las tres ediciones anteriores se realizaron en Córdoba (2012), Posadas (2011) y Ciudad de Buenos Aires (2010). Antes el evento se realizó en Santiago del Estero, Mendoza, Santa Fe, Lomas de Zamora y Jujuy. En base a esos antecedentes y otros, incluso de décadas atrás, se puede deducir que Cuba tiene aquí un bien ganado privilegio: es el único que concita una solidaridad organizada y militante.
LA ARENA conversó con Armando Guerra, del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), recién llegado a Rosario. “Existen movimientos de solidaridad con Cuba en 157 países del mundo”, enumeró el cubano, bien conocido por los argentinos que viajan a la isla en las Brigadas de Solidaridad.
Guerra vino acompañado de Kenia Serrano Puig, la presidenta del ICAP. Si el cronista no recuerda mal, la última vez que participó de un Encuentro el máximo referente de ese Instituto fue en 2003 en Lomas de Zamora: Sergio Corrieri (destacado intelectual fallecido cinco años después). El arribo de Guerra y Serrano puede ser indicio de la importancia que los cubanos adjudican al evento. En los meses previos no se descartaba la visita de René González, uno de los cinco cubanos que estuvo preso durante catorce años en las cárceles norteamericanas, liberado hace poco tiempo, en tanto permanecen en prisión sus cuatro compañeros.
René no estará en Rosario, aunque se lo verá en un video grabado por Alicia Simeoni, secretaria adjunta del Sindicato de Prensa de Rosario. Simeoni estuvo en La Habana y grabó ese saludo del liberado, además de hacerle un interesante reportaje publicado en Página/12 el 17/11 y una síntesis en la edición de Rosario/12 de ayer.

Los Cinco.
El tema de los Cinco Cubanos presos en EE.UU. desde 1998 será uno de los que se aborde en Rosario y también figura en la agenda de los grupos solidarios en 157 países. Se refiere a cinco jóvenes que la seguridad del estado cubano infiltró en los círculos terroristas de Miami, desde donde, con la complicidad de la CIA, se preparaban y realizaban atentados en hoteles cubanos, sabotajes y se pergeñaban los frustrados 634 intentos de asesinar a Fidel Castro.
Prevenidos esos atentados por la labor de los Cinco, de la llamada “Red Avispa”, Cuba puso parte de la información recabada en conocimiento del Departamento de Estado y el FBI, exigiendo que actuaran contra esos violentos. Estaba Bill Clinton en la Casa Blanca. Y en vez de poner en caja a los terroristas, aquél encarceló a los que habían monitoreado a Hermanos al Rescate, la FNCA, etc. Y los condenó en un juicio violatorio del derecho de defensa precisamente en Miami. La periodista Simeoni le preguntó a González: “¿Ustedes tuvieron acceso a información clasificada?”. La respuesta fue: “No, ni nos interesaba la información clasificada de EE.UU. Nosotros queríamos prevenir los actos terroristas. Es que el juicio fue un circo romano, violatorio de la 6ª Enmienda y de cualquier legalidad. Así, después que la propia Corte de Apelaciones revocó el veredicto de culpabilidad porque consideró que en Miami no se hizo un juicio justo, la Corte de Apelaciones de Atlanta ratificó las condenas con algunas modificaciones en lo que consideró incorrecto: Antonio Guerrero, de una cadena perpetua más 10 años pasó a tener que cumplir 21 y 10 meses; en el caso de Fernando González, de 19 años pasó a 17; para Ramón Labañino, que tenía una cadena perpetua más 18 años, pasó a tener 30; se ratificaron las penas de 2 cadenas perpetuas más 15 años para Gerardo Hernández y los 15 años para mí. La Corte Suprema dijo que no revisará el caso. El reclamo es, entonces, para que Obama los indulte”.
La demanda por los Cinco (René dice que él no estará libre hasta que no vuelvan sus cuatro compañeros), recorre el mundo. La capital de esa campaña es por supuesto Cuba: en Holguín finalizó el pasado 16 de noviembre el IX Encuentro Internacional por la libertad de los Cinco, del que participaron delegados argentinos junto a casi 300 de 50 países.
El embajador cubano en Buenos Aires, Jorge Lamadrid, tiene dos pedidos de audiencia a Cristina Fernández de Kirchner, para plantearle la grave situación de los Cinco. Todavía no se la concedió. Es de esperar que la tercera sea la vencida…

Muchas personalidades.
Lamadrid ya está en Rosario, que a sus muchos aportes a la labor solidaria suma el ser la ciudad natal de Ernesto Che Guevara y tiene su Monumento al Che, inaugurado en 2008 con presencia de su, la médica Aleida Guevara. Además del diplomático cubano se ha confirmado la venida de la embajadora de Nicaragua, Norma Moreno Silva, y la representante de Venezuela ante el Mercosur y el Aladi, Isabel Delgado.
El arco político, gremial y cultural estará ampliamente representado, porque además estarán presentes el diputado electo del PJ y ex gobernador de Santa Fe, Jorge Obeid; el senador Rubén Giustiniani, del socialismo y FAP, que preside el Grupo de Parlamentarios Amigos de Cuba en el Senado, así como el presidente del Concejo Municipal, Miguel Zamarini; el vicerrector de la Universidad Nacional de Rosario, Eduardo Seminara; Alberto Cabrera, de la Multisectorial de Rosario; la secretaria adjunta del Sipren, Simeoni; el secretario general del PC, Patricio Echegaray; el miembro de la Mesa Nacional de CTA, Victorio Paulón; el secretario del PL, Sergio Ortiz; la escritora Stella Calloni, distinguida por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires; el director del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Ezcurra, legisladores de San Luis y un largo etcétera.
Está previsto que el vicerrector Seminara, Alberto Cabrera y Kenia Serrano den inicio a las deliberaciones a media mañana de hoy, en el Espacio Cultural Universitario. Luego y a lo largo de dos días habrá paneles, por ejemplo sobre “Defensa de Cuba contra el bloqueo norteamericano y la Labor mediática en defensa de la revolución Cubana”, donde hablarán la titular del ICAP y Stella Calloni; sobre “La integración Latinoamericana, la lucha antiimperialista y en defensa de la paz mundial”, con la embajadora de Nicaragua y Ezcurra (Ministerio Desarrollo Social).
El domingo, ya aprobadas las relatorías de las Comisiones y leída la Declaración de Rosario, en la Facultad de Humanidades y Arte, se clausurará el evento con palabras del embajador Lamadrid. Para los muchos amigos argentinos de Cuba no habrá terminado la jornada, porque a las 14 horas y con la digestión a medio hacer, comenzará una marcha popular hasta la Plaza Ernesto Che Guevara, bajo la consigna de “Homenaje a la Integración de Latinoamérica y el Caribe, a 8 años de la derrota del ALCA en Mar del Plata”.

Plaza Ernesto Guevara.
Esa marcha del domingo está convocada por todas las organizaciones de MASCUBA y será encabezada por ex combatientes de Malvinas. A su término habrá un acto con oradores, entre ellos el dirigente de CTA y ex líder de la UOM de Villa Constitución, Victorio Paulón, ex preso político.
Allí seguramente se condenará otra vez al bloqueo estadounidense, impuesto en forma total en 1962, y que según denunció en la 68° Asamblea General de la ONU en octubre pasado el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla, ha causado a la isla daños económicos directos por más de un billón (millón de millones) de dólares.
Y va de suyo que la situación de los cuatro presos cubanos en EE.UU. (cinco contando al liberado René), también estará al tope de los reclamos del Encuentro Nacional que estará finalizando.
Solamente Cuba, que ha operado gratuitamente de cataratas a miles de argentinos y alfabetizado a otros varios miles, puede concitar una convocatoria tan heterogénea. Esta sienta a una misma mesa a dirigentes de izquierda marxista con peronistas de trayectorias tan disímiles como Jorge Obeid y socialdemócratas de la oposición como el senador Giustiniani, sólo unidos por la isla, pues difieren en gran parte de sus visiones locales.
Esto, lejos de ser una singularidad de pocas veces al año, tratará de verse reflejado en la perspectiva de una Multisectorial a nivel nacional con fuerzas políticas, sociales, de entidades de derechos humanos, religiosos, culturales, juveniles, etcétera, para llevar a nueva altura el apoyo al país socialista tan brutalmente bloqueado por el mal vecino que lo acecha a 160 kilómetros (sin contar con la base naval y cárcel ilegal de Guantánamo, en el oriente, usurpado por los marines desde 1902 con la Enmienda Platt).
Tratándose de Cuba y sus amigos argentinos, junto a la política, el debate, los oradores y los documentos, tienen siempre un lugar reservado la música, el canto y el baile. En la Plaza Ernesto Guevara actuarán Delirio Tropical, la compañía social argentino-cubana La Cigarra y grupos de rock, etcétera. A los cubanos les gusta la pachanga y a muchos de los locales también porque se contagian de los caribeños y pierden su timidez rioplatense.