Secuenciaron ADN en el espacio exterior

REGRESARON ASTRONAUTAS DE LA ISS

El cosmonauta ruso Anatoli Ivanishin, su colega japonés, Takuya Onishi, y la astronauta estadounidense Kate Rubins retornaron a la Tierra ayer domingo, después de 115 días en la ISS, una misión en la que la estadounidense se convirtió en la primera persona en secuenciar ADN en el espacio.
Los tres astronautas aterrizaron con normalidad en las estepas de Kazajistán a las 0.58 de Argentina, tras pasar 115 días en una misión orbital en la Estación Espacial Internacional (ISS), durante la cual Rubins se convirtió en la primera persona en secuenciar cadenas de ADN en el espacio.
“¡El aterrizaje se completó!”, indicaron los controladores rusos. La televisión de la NASA informó que la nave tocó tierra en posición vertical.
Robins, experta en biología molecular, se incorporó al programa en 2009. Tanto para ella como para Onishi este era su primer viaje al espacio, en tanto que el comandante Ivanishin ya había realizado una misión de cinco meses en la ISS hace cinco años.
Las imágenes de la NASA mostraron a Robins sonriente después de ser la última en abandonar el módulo espacial.
“Todo el mundo se siente estupendamente”, dijo Ivanishin, en declaraciones traducidas del ruso.
Los tres astronautas fueron trasladados a la ciudad kazaja de Karaganda, desde donde Ivanishin se dirigirá a la Ciudad de las Estrellas, en las afueras de Moscú, donde se dedicará a las labores posteriores a la misión. En tanto, Rubins y Onishi serán trasladados a Houston.
Su regreso a la tierra marca la primera misión completa para la nueva generación de naves espaciales Soyuz.
El viaje tuvo que ser retrasado dos semanas porque Rusia tuvo que realizar pruebas adicionales a la aplicación que controla el nuevo vehículo Soyuz MS-01.

ADN en el espacio.
La participación de Rubins en la misión generó mucho entusiasmo después de que se anunciaran los planes de la científica de medir cómo se comporta el ADN en el espacio.
En agosto Rubins logró secuenciar con éxito material de un ratón, de un virus y de una bacteria, utilizando un aparato bautizado como MinION, obteniendo los mismos resultados que en una prueba realizada en la Tierra.
La NASA indicó que esta investigación sobre la secuenciación biomolecular podría ayudar a identificar microbios potencialmente peligrosos en la ISS y al diagnóstico de enfermedades en el espacio.
Rubins es la primera mujer a bordo de la ISS desde que la italiana Samantha Cristoforetti volvió a la Tierra tras completar una misión de 199 días en junio pasado, estableciendo un récord femenino.
Su compatriota Peggy Whitson, de 56 años, seguirá sus pasos el 17 de noviembre, en una misión en la que también despegarán rumbo a la ISS el astronauta francés Thomas Pesquet y el cosmonauta ruso Oleg Novitskiy.
Dieciséis países participan en la ISS, centro de investigación puesto en órbita en 1998 que costó 100.000 millones de dólares, financiado en gran parte por Rusia y Estados Unidos.
Estos viajes espaciales es una de las pocas áreas de cooperación internacional en las que la relación entre rusos y estadounidenses no se ha visto deteriorada por el conflicto ucraniano. AFP-NA

Compartir