Sigue el reclamo por adolescentes

MARCHAS EN NIGERIA A TRES AÑOS DE LOS SECUESTROS

Miles de personas se movilizaron ayer en Nigeria para no olvidar a las cerca de 200 adolescentes secuestradas hace tres años por el grupo islamista Boko Haram en la localidad de Chibok, de las que solo fueron liberadas unas veinte.
En Chibok, ciudad del noroeste, donde el grupo yihadista Boko Haram sigue cometiendo ataques, los padres de las adolescentes secuestradas se congregarán en la escuela donde desaparecieron sus hijas. El 14 de abril de 2014, mientras las niñas hacían sus exámenes, 276 escolares de entre 12 y 17 años fueron secuestradas. Cincuenta y siete de ellas consiguieron escaparse justo después del rapto.
Difundido por los medios de todo el mundo, este secuestro masivo provocó una ola de indignación en la que participaron muchas celebridades mundiales a través de las redes sociales con el hashtag #bringbackourgirls (Devuelvan nuestras chicas).
En octubre de 2016, 21 chicas fueron liberadas, algunas de ellas con bebés nacidos durante su cautiverio, después de negociaciones entre Boko Haram y el gobierno, con la ayuda del Comité Internacional de la Cruz Roja y de Suiza.
Un impulso para los miembros del colectivo Bring Back Our Girls que pide “al presidente, al vicepresidente y al presidente del Senado (nigerianos) garantizar que nuestras niñas vuelvan ahora y vivas”. Algunas de ellas fueron encontradas en el bosque de Chibok, pero 195 adolescentes siguen actualmente en manos del grupo.
Gran figura tradicional del país, el emir de Kano (norte musulmán del país) pronunciaba ayer en Abuya un discurso inaugural en memoria de estas jóvenes.
Igualmente en Abuya, la capital federal, donde Bring Back Our Girls es particularmente activo, se plantaron árboles en memoria de las chicas. En Lagos, la capital económica, el colectivo se congregó para rezar al final del día.

Secuestros.
Pero Bring Back Our Girls, un eslogan entonado desde hace tres años, parece estancarse al igual que el conflicto contra Boko Haram. El grupo, que pasó de secta extremista a movimiento yihadistas extremadamente violento contra los civiles, utiliza los secuestros en masa como medio de reclutamiento.
En la víspera de Navidad, el presidente nigeriano Muhammadu Buhari anunció triunfalmente “la destrucción final de los terroristas de Boko Haram en su último enclave” de Sambisa, bosque de unos 1.300 km2. Pero el acceso al noreste del país, inmenso territorio en las fronteras de Chad, Camerún y Niger, sigue siendo extremadamente difícil, y aunque Boko Haram ya no controla grandes territorios, los ataques y los secuestros son diarios. (AFP-NA)