Sin avance en “proceso de divorcio”

FRUSTRACIÓN EN NEGOCIACIÓN DEL BREXIT

La Eurocámara urgió a los líderes europeos a no desbloquear la segunda fase de las negociaciones del Brexit, que podrían abarcar un eventual acuerdo comercial, ante la falta de “progresos suficientes” en las actuales discusiones de divorcio, un análisis compartido por Bruselas.
Los eurodiputados pidieron en una resolución al Consejo Europeo que posponga su evaluación prevista en octubre sobre el avance del “proceso de divorcio”, a menos que “en la quinta ronda de negociaciones se registre un avance de primer orden” en las tres prioridades.
Antes de abordar el futuro, los europeos reclaman primero “progresos suficientes” en las prioridades del divorcio: garantizar los derechos de los ciudadanos directamente afectados por la salida británica de la UE, el monto a pagar por Londres por su retirada y el futuro de la frontera en la isla de Irlanda.
“Todavía no hemos alcanzado a día de hoy los progresos suficientes para iniciar con confianza la segunda fase de las negociaciones, primero sobre un eventual período de transición” y “a continuación una discusión sobre el marco de nuestra futura relación”, advirtió durante el debate el negociador europeo Michel Barnier.
Barnier aprovechó su intervención en la Eurocámara reunida en Estrasburgo (noreste de Francia) para aumentar la presión sobre la primera ministra británica, Theresa May, para que concrete “en posiciones de negociación” sus propuestas anunciadas en Florencia en septiembre.

Discriminaciones en Londres.
Londres quiere empezar a negociar ya en paralelo el futuro. Los mandatarios europeos, sin su par británica, tenían previsto certificar los necesarios progresos en las negociaciones de divorcio durante la próxima cumbre prevista el 19 y 20 de octubre en Bruselas, un calendario que aparece cada vez menos asumible.
Ambas partes celebrarán antes una quinta ronda de negociación en la capital belga, donde, a menos que se produzca un “milagro” en palabras del titular de la Comisión Europea Jean-
Claude Juncker, Barnier no podrá proponer a los líderes europeos pasar a una segunda fase.
Los eurodiputados apuntan en su resolución, adoptada por una amplia mayoría, que se necesita “progresar considerablemente” en las tres prioridades y aprovechan para establecer sus “líneas rojas”, especialmente en la cuestión de los ciudadanos europeos en Reino Unido.
El Parlamento Europeo condena así “las lamentables prácticas administrativas contra los ciudadanos de la Unión que viven en el Reino Unido”, urgiendo a Londres a evitar “discriminaciones” mientras siga en el bloque y a garantizar “todos los derechos de que disfrutan los ciudadanos” actualmente tras su marcha. (AFP-NA)