Sin chances de cambiar el resultado dudan en USA

DOMINICALES

El recuento de los votos de las presidenciales de Estados Unidos ha despertado dudas y ya un Estado, Wisconsin, acepta el recuento..
La iniciativa fue de Jill Stein, del partido Verde y ha ganado el apoyo de Hillary Clinton, demócrata, quien se halla interesada en el recuento de los votos de tres estados clave, Michigan, Wisconsin y Pennsylvania. La Clinton superó por casi dos millones de votos a Donald Trump, pero con su triunfo en los estados citados este último ganó la mayoría para el colegio electoral. En USA la elección presidencial es indirecta, a diferencia del sistema vigente en la Argentina: aquí es directa: gana el que tiene un voto más. Jill Stein tuvo pocos votos, pero esperaba más. Las dudas son mayores en los estados que usan el sistema electrónico, porque se la considera susceptible de hackeo.
Las posibilidades de que el recuento cambie el resultado de la elección son nulas, pero quienes apoyan la iniciativa de los verdes tienen la mirada puesta hacia el porvenir, pues se trata de prevenir que se instale el fraude y que Trump avance en la limitación del voto de las minorías. Además está ganando apoyos el proyecto de establecer la elección directa.
Donald Trump, que no había formulado objeciones después de la elección, ahora dice que hubo millones de votos fraudulentos porque muchas personas no habilitadas por la ley pudieron sufragar. Y da por sabido que estos votos fueron a favor de la Clinton. En las últimas presidenciales los republicanos han estado perdiendo el voto de estas minorías.
Lo que interesa en la Argentina es que los estados con voto electrónico son los más sospechados, porque se cree que el hackeo es posible y esto, llevado a una escala mayor, convertiría las elecciones en un aparato sin consistencia, como sucede con los ritos que se mantienen cuando la creencia religiosa que los avalaba se ha extinguido o subsiste en sectores muy minoritarios.

Colombia.
El nuevo acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC quedó convalidado por el voto del congreso nacional, con mayoría holgada.
Ahora se eligió este camino para convalidar el voto. De hecho, el referéndum queda cuestionado. Ya lo estaba porque se discute si es un medio adecuado para resolver situaciones tan complejas como las que deciden entre la guerra y la paz.
El gobierno de Santos hizo saber que ha iniciado la implementación del acuerdo, lo que irá haciendo por leyes y otras normas. Hay urgencia en avanzar con estas medidas porque los dirigentes de las asociaciones humanitarias y de derechos humanos se han convertido en objeto de cacería para los grupos opuestos a la paz. También ha caído un guerrillero joven, de las FARC. Es más de medio siglo de guerra interna lo que se trata de superar.

Pensarlo.
Horacio González estima que hay necesidad, en nuestro país, de un foco de pensamiento humanístico sobre el Imperio y la paz en el mundo. El hasta hace poco director de la Biblioteca Nacional cree que nuestro país necesita otro elenco de revisionistas históricos.
Para esta tarea existen precedentes. Cita en primer lugar a Juan Bautista Alberdi (El crimen de la guerra), como un posible punto de partida para un nuevo análisis del tema. Si bien estima que en Alberdi hay una “visión candorosa del tema”, importa por haber expresado una salida mundialista de dicho crimen, aunque lo hace por pensar que el factor decisivo sería el desarrollo del comercio. El libro de Alberdi es el primero en la Argentina que consagra la visión de lo que luego se llamaría globalización. Hace suya la idea de la paz perpetua, expresada por el abate de Saint Pierre.
Menciona la opinión e Marcelino Ugarte y también la de Leopoldo Lugones. Durante la primera guerra mundial Ricardo Rojas y José Ingenieros agitaron el clima anti-germanista. Luego de dar otros nombres que serían pertinentes para el propósito que menciona, González cita a Carlos Astrada por su concepto de “la pampa oceánica”, como una conquista necesaria para la Argentina de su frontera marítima. También destaca su concepto de que el héroe militar no es “el más alto modelo para el hombre”. Poco después Perón proponía desarrollar todos los recursos estratégicos de la nación.
Es de esperar nuevos aportes de Horacio González.
Jotavé