Sin coronita.

COSAS QUE PASAN

El municipio de General Pico acaba de perder la coronita que detentó durante treinta años. El gobernador y su ministro de Hacienda, que están poniendo la lupa en todas las canillas que gotean del presupuesto provincial, decidieron cortar con los eternos salvavidas económicos a la comuna piquense. Es evidente que no les quedó otro camino porque al resto de los intendentes de la provincia que se venían en malón y con las manos suplicantes a las puertas del Centro Cívico ya les habían dado el “no”. Muy mal hubieran quedado gobernador y ministro si el intendente de General Pico se seguía yendo con las manos llenas y haciendo ostentación adelante de todos los que se habían quedado con las ganas. Francisco Torroba, cuando fue intendente de Santa Rosa, ya había pataleado fuerte por el “sí fácil” de la Provincia con la ciudad norteña.

Solo Telesur.
El gobierno nacional anunció su alejamiento de la cadena televisiva Telesur que pertenece a un consorcio de países en el que están Venezuela, Uruguay, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Cuba. En perfecta sintonía, Cablevisión (el mayor canal de cable del país) retiró la señal de Telesur de su grilla. Demasiado olor latinoamericano para las delicadas narices de Cambiemos y del Grupo Clarín. Este jueves ninguno de los canales de noticias (ni de los otros) del país, transmitió en vivo lo que quizás haya sido la información política más importante del año: la firma del fin de la guerra entre el gobierno de Colombia y las FARC. ¿Será precisamente por coberturas como éstas que el macrismo y el clarinetismo no se bancan a Telesur? Eso sí, nunca dejan de hablar de la libertad de expresión.

Rugby fraterno.
Bien por los chicos de Santa Rosa Rugby y su participación en un encuentro con los internos de la Colonia Penal. Dos mundos muy distintos estuvieron frente a frente en el campo de juego, pero la experiencia fue sin duda muy provechosa para los jugadores que vistieron las dos camisetas. El deporte puede achicar esas diferencias y hacernos sentir un poco más útiles a la sociedad. Sobre todo en esta sociedad que tiene tantas deudas con las prisiones. Allí están algunos de los que violaron la ley. Los más pobres, por lo general. Los más pudientes suelen encontrar muchas formas de eludir los barrotes y “pagar” sus condenas con otra moneda. Ya lo dijo Francisco de Quevedo, el admirable poeta español: “Poderoso caballero es Don Dinero / pues quebranta cualquier fuero / y ablanda al juez más severo”. (RAM).

Compartir