Sube la tensión racial en el sur de EE.UU.

UNA POLICIA MILITARIZADA REPRIME CON VIOLENCIA

Las protestas por la absolución del exagente de policía de la ciudad de San Luis (Missouri) Jason Stockley continúan y muchos afirman que la respuesta de las fuerzas de seguridad se ha vuelto cada vez más dura. Denuncian que las autoridades locales y estatales no han aprendido nada de sus acciones en las protestas de Ferguson, en el mismo estado.
Durante intensas protestas en el centro de San Luis, se acusó a la policía de cantar el conocido eslogan: “¿De quién son estas calles? ¡Nuestras!”. El jefe de policía, Lawrence O’Toole, cuyo departamento detuvo a más de 120 personas, afirmó en una rueda de prensa: “La noche pertenece a la policía”.
Cara Spencer, concejala del distrito 20 de la ciudad ha afirmado sentirse “profundamente decepcionada” por la retórica utilizada. “Los cantos eran desoladores y el lema ‘la noche es nuestra’ establece un mal tono”, añade. Aunque reconoce la necesidad de proteger la seguridad de los agentes, Spencer también critica la respuesta de las autoridades por su tinte militarista. “Ver tropas y tanques o blindados desfilando por la calle es una escena horrible”, afirma. “Los responsables de las protestas se merecen un respeto por pedir a todo el mundo que se disperse a una hora razonable”, añade.

Militarista e intimidatoria.
Desfilando al unísono por las calles del centro y ataviados con material antidisturbios, la policía adoptó una posición más dura, tras varias jornadas de intensas protestas, detenciones y daños a la propiedad por toda la ciudad. Christian Misner, residente en el centro de San Luis y testigo de algunas de las escenas callejeras que ocurrieron frente a su casa, afirma que le sorprendió el tono de la respuesta policial. “Era militarista, coordinada e intimidatoria”. “Cantaban y se golpeaban al unísono con sus cachiporras”. Misner asegura que hay una desproporción entre el comportamiento de los manifestantes y la respuesta de los agentes de policía.
“No vi lanzamiento de botellas, escupidas ni nada de eso”, sostiene. “Todo el mundo estaba por ahí, hablando y haciendo fotos y vídeos. Solo dos personas expresaron verbalmente su frustración”, añade. Los líderes de las protestas han prometido celebrar grandes manifestaciones con el objetivo de perturbar la economía de la ciudad y han fomentado el canto “Matáis a nuestros hijos, matamos vuestra economía”.
Estas tácticas ya han dado sus frutos: tanto el grupo U2 como el cantante Ed Sheeran han cancelado sus conciertos en la ciudad como resultado de las protestas. Las manifestaciones también han tenido como resultado una reducción en las horas de actividad comercial, cancelaciones en reservas hoteleras y han afectado a la actividad del pequeño comercio y de restaurantes. (The Guardian. Rebelión).