Subsidios: el FMI desmiente a Lanata

“¿En qué país el Estado le paga a la gente la luz, o le paga el gas o le paga el bondi? Yo no conozco ninguno”. Con esta frase abrió uno de sus programas Jorge Lanata, quien siempre se jactó de “recontra-hiper chequear” toda la información que llega a sus manos. Para refutar semejante zoncera nos valdremos del propio Fondo Monetario Internacional y su reporte titulado “Contando el costo de los subsidios energéticos” (2015). Allí, el organismo afirma que “los países del G-20 pagan más de 1.000 dólares per cápita en subsidios a los combustibles fósiles”. Por cierto, en la Argentina -que es miembro del G-20- los subsidios rozaban los 500 dólares por persona antes del 10 de diciembre de 2015.
Del informe se desprende que EE.UU. paga 700 mil millones de dólares al año en subsidios a los combustibles fósiles, lo que equivale a 2.180 dólares por persona; Australia aporta 1.260 dólares per cápita para subsidios energéticos, mientras que el Reino Unido destina 41 mil millones de dólares en subsidiar las energías convencionales, lo que equivale a 635 dólares por cada ciudadano. En igual sentido, los países con mayor nivel de subsidios a los combustibles fósiles al año y por persona son los estados petroleros del Medio Oriente: en Qatar llegan a los 6.000 dólares, en Arabia Saudita 3.400 dólares y en Emiratos Árabes Unidos 3.000 dólares por cabeza.

¿No era normal?
“Acá, durante 12 años, se le pagó a la gente la luz, el gas y el bondi. Nosotros, por 12 años, pensamos que era normal. Bueno, ¡no era normal!”, manifestó Lanata en su programa. Sin embargo el documento del FMI alega incluso que los subsidios a los combustibles fósiles son significativamente importantes a nivel nacional -casi el mismo porcentaje que se deriva para gastos en materia de defensa- en comparación con el PBI: en los EE.UU. (3,8%), en Australia (2,0%) y en el Reino Unido (1,4%); y mucho mayores en países como China (20%), India (12%) y Ucrania (60%).
“Las tarifas subsidiadas son el 70% del déficit del país. O sea, el 70% de lo que el país pierde, lo pierde por pagarnos la luz, el gas y el bondi”, expresó Lanata, sin aclarar de dónde provienen sus estimaciones. Basándonos en el informe del FMI, le podemos aclarar que Argentina destina el 3,25% de su PBI a pagar subsidios energéticos (413 dólares per cápita), apenas unas centésimas por debajo del “anormal” EE.UU., y que subsidiar la energía no constituye ninguna pérdida sino fuente de ingentes beneficios porque a energía más barata, mayor consumo per cápita, y a más altos niveles de consumo, mayor el crecimiento del PBI, mayor expectativa de vida, mejor Indice de Desarrollo Humano y menor mortalidad infantil, delincuencia y corrupción. La calidad de vida de una población y su nivel de desarrollo económico es directamente proporcional a su consumo energético.

Lo que oculta Lanata.
Lanata dijo que “para que la luz cueste lo que tiene que costar, tiene que subir dos veces más. Y el gas tiene que subir un tercio más. Entonces, acá alguien tiene que poner la plata. Nos guste o no nos guste. Tienen que ir ajustando las tarifas y las tarifas, en algún momento, tienen que estar en el precio real”. ¿Cuál es el precio real y quiénes lo establecen? ¿Las productoras gasíferas a las que Macri les transfirió más de 3 mil millones de dólares? ¿Acaso Lanata analizó datos de producción e importaciones de gas natural del Ministerio de Energía entre 2014 y el tarifazo? ¿Sabe qué pasó? Mejoraron ostensiblemente; es decir, las empresas invirtieron y recuperaron la producción, y no lo hicieron a pérdida; y si se endeudaron para hacerlo, ya era hora que se endeuden también. ¿O Lanata cree que sólo es el pueblo argentino el que tiene que endeudarse?
Lanata debería saber que los países más industrializados subsidian la energía por considerarla parte vital de su desarrollo. Podría leer un artículo en The Guardian, de agosto de 2015 en el que informa lo que pagan los países del G20 en subsidios per cápita en dólares. Algunos ejemplos: Arabia Saudita 3.395; Rusia 2.334; EE.UU. 2.180; China 1.652, Canadá 1.283; Japón 1.240; Alemania 684; Reino Unido 635. Argentina, si bien está en el G20, no llega a 500 dólares per cápita y está en franca caída desde el 10 de diciembre. (Belen Ennis. Economía Política para la Argentina).