Tarjeta roja.

COSAS QUE PASANA

Ahora que Fernando Niembro está en boca de todos, aunque por dudosos méritos -y métodos-, se supo que fue un pampeano, el ex diputado Ricardo “Coco” Felgueras, el que lo hizo renunciar, allá por 1991, cuando era secretario de Medios de Carlos Menem. Felgueras quiso saber por qué Niembro, como alto funcionario de la Presidencia, realizaba “negocios incompatibles” con su cargo. Como no pudo responder al pedido de informes, tuvo que irse. Pasaron más de dos décadas y aquella experiencia le sirvió bien poco al relator deportivo y hasta ayer candidato a diputado del PRO. Volvió a las andanzas aunque esta vez con contratos muy sospechosos con el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Primero, Macri y otros dirigentes del PRO lo sostuvieron pero ayer le soltaron la mano y se bajó de la candidatura. Antes, las señales de cable Fox Sports y Torneos lo habían sacado de sus pantallas, que es como decir que le sacaron la tarjeta roja.

“Efecto foto”.
Muy pocos días duró el “efecto” de la trágica fotografía del pequeño sirio de tres años muerto en una playa turca. Cuando la imagen se viralizó en la prensa y las redes sociales, muchos dirigentes europeos se rasgaron las vestiduras y prometieron cambiar su política para con los miles de refugiados que huyen de la guerra en Siria y otros países de Medio Oriente y Africa. Se escucharon bonitos discursos y palabras reconfortantes, pero, apenas unos días después volvieron a cerrarse las fronteras y otra vez miles de personas desesperadas volvieron a vivir en un limbo sin presente ni futuro. Como algunos desconfiados habían previsto, no hubo ningún cambio humanitario en la “civilizada” dirigencia europea, apenas un “efecto foto”, un acting para el mundo que lo mira por TV.

Sueldito.
El juez de la Corte, Carlos Fayt, presentó finalmente su renuncia. Entre tantas cosas que se dijeron del magistrado cuasi centenario (le faltan tres años para llegar al siglo de vida) se conoció que cobra un sueldo de 221 mil pesos mensuales. Si alguien cree que con semejantes ingresos el juez aporta una buena cantidad al fisco, como cualquier hijo de vecino, se equivoca y mucho. Debería recordar que los jueces argentinos (los fiscales y otros funcionarios judiciales también) tienen coronita y no pagan el Impuesto a las Ganancias. Una confusa línea de la Constitución Nacional fue “interpretada” a piacere por los propios jueces para aliviarse de la carga de ese impuesto que paga todo mortal que gane más de 15 mil pesos. Y pensar que todavía hay quienes creen que todos somos iguales ante la ley. (RAM).