Timberos.

COSAS QUE PASAN

No se anduvo con muchas vueltas Carlos Gaccio para hablar de algunos funcionarios nacionales. El cabañero y director del Banco Pampa puso la nota de humor cuando dijo, en Eduardo Castex, que había que tener cuidado con los “porteños” porque “les gusta mucho la timba, las acciones y la Bolsa”. Se refería, por supuesto, a los que prefieren apostar a la especulación financiera antes que a la producción de bienes que aporten a la economía real. Por eso habló también de los “popes” deslumbrados por “Estados Unidos y los Chicago boys” y dijo que había alertado al propio gobernador para que “los tenga con la rienda corta”. Parece que el hombre está informado y seguramente conoce a muchos colegas que fueron por lana y terminaron esquilados. Aunque, tratándose de bancos, sería más apropiado decir: esquilmados.

Palomas.
La expresión “bosta de paloma” sirve para descalificar y tiene un sentido claramente peyorativo. De hecho más de una vez la utilizó algún importante político para fustigar a sus opositores. Sin embargo la municipalidad santarroseña la usa literal y materialmente. En las instalaciones de la estación del ferrocarril, en donde funciona parte de la administración de la comuna, hay una parte del frente, cubierta, bajo la cual evidentemente se refugian esas aves por las noches dejando caer abundantes eyecciones orgánicas. Las acumulaciones ya han formado un respetable montón en línea a pesar de que la limpieza no parece un trabajo difícil de realizar y es muy necesaria por tratarse de un lugar tan concurrido. Es de esperar que los munícipes no se demoren mucho más, no sea cosa que empiecen a ser apodados, precisamente, como lo que deben limpiar.

Indec(orosos).
A poco de andar, el nuevo Indec ya comenzó a despertar suspicacias. Es que el macrismo, que fue uno de los críticos más fervorosos del Indec K, hoy parece haber copiado más de una de las taras que le imputaban a la gestión anterior. Uno de los datos que es mirado con desconfianza es el del nivel de empleo, que según el Indec subió el 1,2% en el primer trimestre. Eso ocurre mientras la cantidad de empresas bajó un 0,2% y los despidos arrecian tanto en el sector público como en el privado. El organismo también informó sobre un aumento del consumo del 1,1% cuando todas las mediciones privadas coinciden en que hay una sensible baja. La propia CAME divulgó una abrupta bajada del 5,8% al fin del primer trimestre. Menos mal que todavía a nadie se le ocurrió instalar un detector de mentiras en el Indec. Ni los ordenanzas se salvarían. (RAM).

Compartir