Tolerancia en Argentina, tensión en Medio Oriente

Señor Director:
Eduardo Jozami da cuenta de un “debate inusual” al que dice haber asistido.
Dicho encuentro fue convocado en la metrópoli por la organización denominada Llamamiento Argentino Judío y fue más una exposición del embajador palestino, seguida por la palabra del presidente de la entidad organizadora que congrega a miembros de la comunidad judía en la Argentina.
El embajador palestino Husni Abdel Wahed expresó allí que no existe ninguna posibilidad de que se manifiesten problemas de convivencia entre la comunidad palestina y la judía en el territorio argentino, lo que confirma la impresión dominante. Ambas comunidades tienen presencia numerosa en la Argentina. Los israelitas que son de religión judía no han tenido situaciones tensas ni violentas con los árabes de religión musulmana que pueblan nuestro país luego de importantes inmigraciones. No pocos de los argentinos de origen árabe no mantienen adhesión a la iglesia mahometana, ya porque han adherido al cristianismo, ya porque no profesan credo religioso. Lo mismo pasa con los israelíes, aunque éstos tienen una presencia religiosa más notoria, así como prolongan algunos rasgos propios de su cultura.
Luego de dichas expresiones, el embajador, expresándose siempre con moderación y respeto, afirmó que Israel ha instalado un régimen de apartheid en su territorio, discriminando a los musulmanes que han permanecido en ese espacio, pues allí estaban en el momento en que fue creado el Estado de Israel para recuperar una patria para los judíos, luego de la dura experiencia del nazismo. Expulsados por Roma de sus lugares ancestrales en Medio Oriente, los hebreos se diseminaron por prácticamente todo el mundo, especialmente Europa, norte de África y América. Los árabes se convirtieron en emigrantes de importancia numérica con la creación del Imperio Bizantino, por los turcos, y, luego por los conflictos permanentes en Medio Oriente.
Wahed, el embajador palestino dijo también que para ellos, el ISIS (el actual declarado Estado Islámico) es equivalente al fundamentalismo israelí, pues “no hay fundamentalismos buenos”. Y no dejó de mencionar los asentamientos israelíes en territorio palestino. Jozami acota, en su comentario, que estos asentamientos ya ocupan 194,7 kilómetros cuadrados de suelo palestino y el número de colonos israelíes en Palestina ya llega a 693 mil “y sigue aumentando”.
A su vez, el presidente de la entidad organizadora del encuentro, Jorge Elbaum, dijo que AMIA y la DAIA han estado muy activas en el intento de influir en políticas argentinas para favorecer los intereses de Israel, también vinculados al gran negocio internacional de la venta de armas. Asimismo, expuso que los Estados Unidos no son ajenos a los orígenes del ISIS, como también lo fueron con respecto a Al Kaeda, “como si siguieran la lógica de Frankenstein, que crea monstruos que después no puede controlar”.
Jozami cierra diciendo: “Algo había ocurrido a lo largo del debate que generó un momento de confraternidad estimulante”. Queda por ver si se lograría la misma atmósfera con el sector judío argentino más apegado a las políticas del Estado de Israel, pero lo cierto es que estas comunidades, palestinos y judíos, conviven en paz en nuestro suelo.

Venezuela.
Al comenzar la semana el conflicto interno venezolano, que parecía encaminarse hacia una colisión gravísima, puede que haya hallado un camino incruento.
La posibilidad surgió cuando, inesperadamente, el presidente Maduro llegó al Vaticano y fue recibido por el papa Francisco, quien retomaba el papel de mediador que ayudó a acercar posiciones entre Estados Unidos y Cuba. Este domingo habrá una reunión entre representantes de los grupos enfrentados, en la isla Margarita, con presencia del negociador del papa y los designados por la Unasur.
Atentamente
Jotavé

Compartir