“Tragedia humana”

El planeta debe reducir “de manera urgente y radical” sus emisiones de gases de efecto invernadero si quiere evitar una “tragedia humana”, advirtió este jueves la ONU en vísperas de la entrada en vigor del acuerdo de París sobre el cambio climático. “Si no comenzamos a adoptar medidas adicionales a partir de ahora, a partir de la conferencia de Marrakech, terminaremos llorando ante una tragedia humana evitable”, declaró Erik Solheim, director del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP), que publicó su informe anual sobre la acción climática global.
Ante este nuevo balance, el UNEP se alarma ante el alza ininterrumpida de emisiones de gases de efecto invernadero. A pesar de los compromisos voluntarios adoptados en París, el mundo se dirige, de aquí a 2100, hacia temperaturas de +2,9 a +3,4°C respecto al nivel de la era preindustrial, sinónimo de devastadoras consecuencias, advierte el informe.
Para limitar el alza a +2°C, sería necesario emitir en la atmósfera no más de 42 gigatoneladas del equivalente en CO2 en 2030 (contra las 52,7 emitidas en 2014). Si todos los países cumplen sus promesas asumidas en las negociaciones climáticas, se emitirían entre 54 y 56 Gt en 2030, es decir 12 y 14 Gt por encima de lo deseable, según el UNEP.
La ONU saluda la disminución observada en el crecimiento de los gases de efecto invernadero resultantes de energías fósiles y de la industria, pero señala que es demasiado temprano para saber si se confirma la tendencia.
Con el acuerdo de París “avanzamos en la buena dirección. Pero todavía no es suficiente si queremos tener la posibilidad de evitar una desregulación del clima”, destaca Solheim. “El creciente número de refugiados climáticos golpeados por la hambruna, la pobreza, la enfermedad y los conflictos nos recordará nuestro fracaso de manera incesante. La ciencia demuestra que debemos actuar mucho más rápido”, agrega.
El informe invita a redoblar esfuerzos inmediatamente, sin esperar a 2020, año en el que se comenzarán a aplicar los compromisos asumidos por los Estados. Para acelerar el movimiento, el UNEP insiste en el papel de las ciudades, las empresas, los ciudadanos, la agricultura y los transportes o las medidas de eficacia energética.
La comunidad internacional se comprometió a luchar contra el cambio climático a través del acuerdo de París adoptado en 2015. La 22° conferencia climática anual que se abre este lunes en Marrakech debe fijar las numerosas disposiciones destinadas a implementar y reforzar el pacto mundial. (AFP).

Compartir