Un bochornos internacional

NO ES LO MISMO "COCAINA LIQUIDA" QUE CHAMPU

El bochorno que suelen producir la casualidad o las circunstancias (más conocido popularmente como “papelón”) suele tener ribetes increíbles y marcos insólitos. Para probarlo vaya el suceso ocurrido recientemente en el paso fronterizo de Pino Hachado, que conecta Neuquén con Chile. Allí un error de Gendarmería Nacional, nada menos, llevó a un ciudadano chileno a estar preso más de dos semanas acusado de pretender contrabandear “cocaína líquida” a su país.
El hombre, de visita en la Argentina, había comprado varios productos de belleza, entre los que figuraban once botellones de champú que adquirió en Neuquén. Los perros detectores insistieron en olfatear la mercadería y los uniformados para que su portador confesara “algo”, aunque el hombre insistía en su inocencia, lo llevaron preso por tráfico de “cocaína líquida”.
Tras haberse realizado la contraprueba de los resultados que alegaba Gendarmería, dieciséis días después de haber estado preso en un calabozo de Zapala, fue liberado al comprobarse que efectivamente los envases contenían champú. La Justicia neuquina ordenó el sobreseimiento del hombre y se inició un sumario en la fuerza fronteriza para determinar cómo confundieron champú con droga líquida. Pero el papelón ya estaba.