Un juez que desampara

La Pampa no tiene un juez federal enérgico y sensible como la mayoría de las provincias argentinas. Después de la lluvia de amparos contra los brutales aumentos en la tarifa del gas natural concedidos en muchas provincias aquí, en el centro mismo del país, llegó una resolución sorprendente: el magistrado se declaró incompetente y hasta se permitió decir que, como se acciona contra el Estado nacional y éste tiene domicilio en la Capital Federal. debe resolver un tribunal de esa ciudad. El extravagante argumento fue desmentido por sus colegas que a lo largo y ancho del territorio nacional dieron lugar a los amparos y ordenaron a las empresas distribuidoras suspender los aumentos tarifarios.
El anterior juez federal, a quien el actual subroga, había aceptado intervenir en la causa pero no logró concretar su decisión en una sentencia porque presentó su renuncia. Su reemplazante, que pertenece a una familia de esta ciudad aunque ejerce en una cámara en lo criminal de Buenos Aires, tomó el camino opuesto al declararse incompetente.
Ni siquiera el hecho de que no se llevaran a cabo las audiencias públicas para comunicar y justificar la decisión gubernamental de aumentar las tarifas logró conmover al magistrado. Ese mecanismo que habilita la participación de la ciudadanía y sus instituciones representantes se ha venido utilizando en los últimos años a fin de que los consumidores se interioricen de las medidas económicas que afectarán directamente sus economías. Todos los jueces que dieron lugar a los amparos mencionaron específicamente esta falta del gobierno y le dieron gran relevancia a la hora de argumentar en favor de los peticionantes.
Para un gobierno que llegó bajo la advocación del “consenso” y de “caminar todos juntos”, es una severa contradicción. También lo es que el ministro de Justicia se encuentre militando activamente para “convencer” a la Corte Suprema de que, a través de un per saltum, concentre bajo su ala protectora todos los amparos concedidos en el país -que no son pocos- que frenaron el brutal tarifazo. Esa presión a la Corte por parte de un funcionario político también es objeto de fuertes cuestionamientos, porque tal medida debería ser adoptada por iniciativa propia del tribunal y no por presiones externas. Las críticas al gobierno le recuerdan que la bandera de la “justicia independiente” fue enarbolada por Cambiemos durante la campaña electoral del año pasado.
Los brutales aumentos en las tarifas de los servicios públicos han conmocionado a la sociedad. No se recuerda en la historia de nuestro país un castigo semejante para las economías hogareñas, de ahí el malhumor social que reina hoy. Las recientes noticias sobre varias decenas de muertes ocasionadas por la falta de calefacción y abrigo estimula todavía más la indignación entre los sectores más vulnerables.
La sensación de desamparo de los usuarios que reclamaron ante el juzgado federal de esta ciudad se expresó a través del abogado que los patrocina. El profesional no dudó en acusar al magistrado de minimizar la incidencia del enorme aumento tarifario en la mayoría de las familias y de desconocer el sistema federal de gobierno.

Compartir