Voces críticas que se ocultan

Durante los años en que gobernó el kirchnerismo, los grandes medios porteños estuvieron siempre muy atentos a toda información, por insignificante que fuera, que registrara opiniones adversas a las medidas adoptadas por aquella administración. Casi como una rutina, se publicaban en los grandes diarios y se replicaba en toda la cadena de radio y televisión de los grupos hegemónicos declaraciones de personalidades del extranjero que, por una razón u otra, criticaban al gobierno encabezado por la anterior presidenta. Pero ahora dejaron de verse esas noticias al igual que otras, como las policiales, que daban pie para alarmar a la población acerca de la “inseguridad”. Es notable cómo esa palabra se borró de la agenda mediática apenas asumió el gobierno macrista.
En las últimas horas hubo dos reacciones muy críticas contra el gobierno nacional que fueron invisibilizadas por la prensa corporativa. Y no es porque carezcan de entidad; al contrario, se trata de voces muy autorizadas.
El relator especial para la Libertad de Expresión de la OEA, Edison Lanza, rechazó enérgicamente la intervención de la Afsca al señalar que “se hizo sin usar lo que indica la ley, que establece claramente un mecanismo para la remoción del directorio”. “Es un camino poco ortodoxo y hoy está cuestionada la legalidad de la decisión”, sostuvo. “Todos los relatores de libertad de expresión, de la ONU y de la OEA, coinciden en que la estructura de la Afsca es uno de los aspectos positivos de la ley. La Argentina había establecido por primera vez un organismo con participación de la oposición, de la sociedad civil, de las provincias. Eso es un adelanto”, agregó el funcionario de la OEA para enfatizar el contraste entre lo que hizo un gobierno y el que le sucedió.
Otra figura que se expresó en idéntica dirección fue Damián Loreti, vicepresidente de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (Amarc), quien también objetó en tono severo la intervención de la Afsca. Doctor en Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid, España, es una de las personalidades académicas y políticas más destacadas en el ámbito de la comunicación de América Latina. En su opinión, la intervención a la Afsca “viola la ley para poner partidarios políticos que vendrían a hacerla cumplir y a poner fin a la ‘rebeldía’ de las autoridades legalmente nombradas”. Para Loreti “es evidente que este nuevo decreto actúa como una pantalla legal para justificar una medida de naturaleza política orientada a desplazar a las autoridades con mandato vigente y plazo pendiente por no ser funcionales a los intereses ni alinearse al nuevo gobierno. Es decir, se viola la ley para poner partidarios políticos”, afirmó.
Es muy fácil de advertir que este avance del gobierno contra la Afsca y la Ley de Medios Audiovisuales tiene una finalidad muy precisa: beneficiar al Grupo Clarín, único multimedio que viene resistiendo la aplicación de la normativa con la complicidad de parte del Poder Judicial. Todas las demás empresas se allanaron a la ley sancionada con holgada mayoría en el Congreso nacional. El ocultamiento de opiniones críticas es inseparable de esta realidad.