Inicio Opinion Volando bajo

Volando bajo

A pocos meses de que el ministro de Transporte anunciara su “revolución de los aviones” la realidad de la actividad aerocomercial golpea duro en el país. La empresa LASA comunicó que deja de operar en Santa Rosa y otros destinos a causa de “la situación económica del país” y “la devaluación” entre otras razones y reconoció que necesita “socios estratégicos” para continuar en carrera. Otra aerolínea, Andes, redujo un 40 por ciento su actividad y enfrenta medidas de fuerza porque no está cumpliendo con el pago de los salarios a sus empleados.
En Aerolíneas Argentinas en tanto sigue el conflicto porque no se ejecuta la cláusula gatillo de la paritaria y, ante ese incumplimiento, los empleados se encuentran en un plan de lucha. La suspensión de casi cuatro centenas de empleados está en el centro de la pelea y todo indica que no habrá solución en el corto plazo pues la empresa busca achicar salarios y los gremios no aceptan ese ajuste.
Es un síntoma más de la decadencia económica que el gobierno ha generado en el país y que se ha profundizado con la llegada del Fondo Monetario Internacional y su ajuste brutal destinado a salvar, únicamente, el pago de la gigantesca deuda acumulada con los acreedores externos.
La vinculación de varios miembros del gabinete con empresas aerocomerciales privadas no es ajena a este conflictivo escenario. No es casualidad que varias compañías hayan aterrizado en nuestro país, se les hayan otorgado rutas aéreas que cubría AA y a esta última le quitarán varios de los trayectos más rentables.
La confusión de roles de los CEOs que nos gobiernan, y que tienen intereses en “los dos lados del mostrador” es cada día más inocultable. El pedido de indagatoria del fiscal Federico Delgado a dos ex altos funcionarios del gobierno nacional remarca, precisamente, ese hecho tan característico del macrismo. En los dos casos el fiscal apunta al mismo procedimiento: se trata de ex miembros del gobierno que, utilizando información privilegiada, no dudaron en llevar adelante inversiones privadas con extraordinarios beneficios para sus bolsillos.