Wikileaks apunta a los Clinton

ACUSADOS DE ENRIQUECERSE CON SU FUNDACION

Wikileaks ha estado publicando embarazosos mails de Hillary Clinton y figuras clave de su partido desde julio, dando una serie de datos sin precedentes de la labor de su campaña y de su fundación. La campaña de Clinton ha ignorado en gran medida la publicación de correos electrónicos enviados a su presidente, John Podesta, señalando que la inteligencia estadounidense cree que Rusia llevó a cabo este pirateo en un intento de manipular las elecciones. No han querido hacer comentarios sobre estas últimas afirmaciones pero las informaciones muestran preocupaciones evidentes, incluso dentro de la familia, de que ciertas personas del entorno de los Clinton estaban intentando sacar provecho de sus conexiones políticas de manera inadecuada.
“Me pone muy triste”, escribió la hija del matrimonio, Chelsea Clinton, que declaró que algunos asesores llamaron a miembros del parlamento británico en nombre de su padre, aunque en realidad trabajaban para clientes comerciales como Dow Chemical. “Todo esto sin el consentimiento de mi padre, y ahora hacen que la gente en Londres haga comparaciones entre las motivaciones lucrativas entre mi padre y Tony Blair, algo que va a horrorizar a mi padre”.

Respuesta tajante.
No obstante, los intentos de culpar a los asesores de Clinton por explotar sus vínculos políticos provocó una respuesta tajante de uno de ellos, que aseguró que el antiguo presidente “y su familia” también se beneficiaron de “viajes personales, hospitalidad y vacaciones” por saber mover bien sus hilos. “¿Cómo vamos nosotros a pasar por algo como esto (la investigación interna) y no WJC (William Jefferson Clinton), cuando él está en una posición mucho más conflictiva en lo que hace todos los días? ¿Por qué no aplicar la estructura que se estableció para él en este tipo de situación?”, escribió Doug Band, un antiguo ayudante personal o ‘body man’ del expresidente, que puso en marcha una consultora de negocios muy exitosa llamada Teneo. “Curiosamente, WJC no tiene que firmar dicho documento a pesar de que le pagan personalmente tres patrocinadores de la Clinton Global Initiative y recibe caros regalos de ellos, algunos de los cuales están en casa”, añadió Band.

Millones en danza.
En un informe en el que defiende su papel, Band también señala que él y otro ayudante personal cercano consiguieron “50 millones de dólares en actividades con fines comerciales” y “66 millones de dólares en futuros contratos” para el presidente Clinton, incluidos unos 20 millones por dar conferencias pagadas. El informe detalla cómo los clientes de Teneo como Coca-Cola, Dow, UBS y BHP Billiton fueron animados a hacer donaciones a la Fundación Clinton a cambio de encuentros personales con el expresidente, a veces en las casas de la familia en Washington y Chappaqua.
Band reconoció que tanto él como su socio de Teneo, Declan Kelly, un antiguo presidente de la gigante de relaciones públicas londinense Financial Dynamics y enviado económico de EEUU a Irlanda del Norte, “apreciaban la naturaleza poco ortodoxa de sus papeles” pero sentían que era apropiado dirigir a sus clientes a hacer donaciones para la Fundación Clinton.
“Tal y como el informe demuestra, Teneo trabajó para alentar a sus clientes, si es que procedía, a apoyar a la Fundación Clinton por el buen trabajo que desarrolla en todo el mundo”, ha explicado su compañía en un comunicado enviado a the Guardian. “También muestra claramente que Teneo nunca recibió ningún beneficio financiero ni de ningún tipo por hacerlo”. No obstante, el bufete de abogados contratado por la fundación para revisar sus relaciones ha advertido que algunos donantes “quizá tienen la expectativa de recibir una compensación por el regalo”, según un informe revelado por Wikileaks. (Dan Roberts. The Guardian. Wikileaks).

Compartir