Ya no se ríen.

COSAS QUE PASAN

Durante sus últimos años como presidente de Venezuela, Hugo Chávez protagonizó una fuerte campaña para racionalizar el uso de la energía eléctrica. En sus discursos transmitidos por la TV era habitual que hablara del tema y que invitara a sus compatriotas a no derrochar electricidad. Aquí en Argentina, los periodistas de los grandes medios porteños y buena parte de los políticos de la derecha se reían a carcajadas de los discursos de Chávez y lo gastaban sin piedad. Ironías del destino, ahora es Mauricio Macri el que empezó a copiar al venezolano y a dar consejos en sus discursos sobre cómo economizar energía (gas natural en nuestro caso). Pero ahora no se oyen las risas de los periodistas y políticos ultramacristas a pesar de que las arengas presidenciales incluyen frases desopilantes como ésa que convoca a no andar “en remera y en patas”. ¿Qué pasó, se les agotaron las reservas de humor?

Hoteles y clases.
El reciente fin de semana largo fue bastante flojo para el turismo y eso que empezaban las vacaciones de invierno. Incluso en La Pampa, el presidente de la asociación hotelera habló de “depresión de demanda total” por la notable caída de las reservas. Pero lo que más llamó la atención fue un dato que dio a conocer la CAME. Según la entidad empresaria, en varias provincias argentinas los hoteles más caros registraron una ocupación del 70%, los de categoría intermedia el 50% y los más económicos estuvieron casi sin ocupación. Son datos muy elocuentes que parecen reflejar con bastante precisión cómo se siente en los sectores altos, medios y bajos la situación económica del país. Y después se enojan en el macrismo cuando alguien les señala que gobiernan para los ricos.

Pum para abajo.
La última encuesta del CEOP viene dando que hablar. El estudio del Centro de Estudios de Opinión Pública realizado en todo el país estableció que más del 60% de los argentinos piensa que el macrismo gobierna para los ricos; el 76% confirmó que tuvo que recortar gastos desde que asumió el nuevo gobierno; para el 71% de los entrevistados la situación económica del país es negativa y en cuanto a la gestión del macrismo el nivel de aprobación que en diciembre midió 58% descendió ahora al 43%. El último dato fuerte de la economía está muy a tono con esta sensación social de mirame y no me toques: la venta de autos usados cayó casi un 30% en los últimos doce meses (las motos también cayeron por el tobogán, aunque un poco menos: “solo” un 25%). ¿Todavía pueden quedar dudas sobre los beneficiados y los perjudicados por el modelo M? (RAM).

Compartir