Aplicaciones antivirus para Android: útiles, pero prescindibles

Android es una plataforma abierta y a diferencia de iOS permite a cualquiera desarrollar aplicaciones y distribuirlas, incluso sin someterse a las pruebas de calidad de la tienda oficial Google Play Store. Se trata de una bendición para los programadores independientes, pero también de un riesgo para los usuarios porque pueden llegar al smartphone aplicaciones con virus o de robo de datos.
Para evitarlo existen programas antivirus para Android, a los que ha sometido a prueba la empresa de seguridad informática independiente AV-Test. El resultado es que casi todos sirven como forma de protección. Solamente dos de las app analizadas detectaron claramente menos amenazas: Lookout Antivirus & Security y AVG AntiVirus Free.

“Cuál elegir depende del resto de funciones que ofrezcan o del precio que uno quiera pagar”, señala Andreas Marx, de AV-Test. Las gratuitas protegen igual de bien que las de pago, según la firma de análisis.

Sin embargo, las aplicaciones más caras ofrecen una serie de funciones extra, como por ejemplo borrado seguro de datos o una función de localización en caso de pérdida del smartphone. El hecho de que todas tengan el mismo grado de efectividad se debe a que funcionan de manera similar. A diferencia de los escáneres de virus en PC, que analizan archivo por archivo, las app no pueden ahondar mucho en el sistema.

Por eso, lo que hacen estas aplicaciones para smartphone es comparar todos los programas que tiene el teléfono con una base de datos de software posiblemente peligroso. Cuanto más actualizada esté esa base de datos, mayor será la protección. “Conocemos unos diez millones de app maliciosas”, revela Marx. Pero en comparación con los aproximadamente 500 millones de virus que hay para Windows, es una cifra reducida.

Los criminales que desarrollan estos programas están interesados sobre todo en los datos personales. Con cuentas o contraseñas robadas pueden ganar dinero. Por eso son peligrosas sobre todo las aplicaciones que no proceden de la tienda oficial Google Play Store. En general se ofrecen en la red y aseguran ser versiones crackeadas de aplicaciones de pago. Pero lo habitual es que contengan peligrosas sorpresas.

“Los virus y el malware se esconden en Android en app maliciosas. Mientras se las evite y se descarguen aplicaciones solamente de fuentes seguras, uno no corre riesgos”, afirma Carsten Cordes, del Instituro de Seguridad en Internet de la Escuela Superior de Westfalia.

Android permite bloquear toda descarga que no proceda de la tienda oficial. Para ello hay que ir a Ajustes, Seguridad y en el punto “Fuentes desconocidas”, eliminar el permiso para descargar de todo tipo de fuentes. Es cierto que a las tiendas oficiales también se les pueden escapar de vez en cuando aplicaciones maliciosas, pero eso mismo puede ocurrir con el antivirus si la base de datos no está actualizada.

Otro consejo práctico de seguridad es “tener apagado el WLAN cuando uno no está en casa, ya que podría conectarse a redes no seguras usadas por los hackers para desviar el flujo de datos y acceder así a información personal”. Por eso es importante no aceder al banco a menos que se esté en casa y con un buen firewall (cortafuegos).

dpa