Si hace demasiado calor, apagá tu smartphone

Si hace demasiado calor, una buena opción para evitar un sobrecalentamiento del smartphone es sencillamente apagarlo y mantenerlo así un rato hasta que se enfríe.
Los expertos no recomiendan meter el teléfono en el frigorífico o el congelador para acelerar el proceso, porque podría formarse condensación de agua en su interior, lo que daña mucho el dispositivo.
Para evitar un calentamiento excesivo, no hay que dejar el smartphone al sol, sino donde esté más fresco. Las altas temperaturas pueden dañar las pantallas de cristal líquido y las carcasas de plástico, que pueden deformarse o incluso derretirse. 
En el peor de los casos podría producirse un cortocircuito que implique el final del aparato. En las instrucciones de fábrica de los smartphones se indica a partir de qué temperatura se entra en una situación crítica para cada modelo. (DPA)

Compartir