Inicio Turismo, Salud y Tendencia Escuchar música te hace más productivo

Escuchar música te hace más productivo

La música es quizás una de las expresiones artísticas que más emociones despierta.

Ya desde la época antigua, y sobre todo medieval, los guerreros la utilizaban como método motivador para entrar en combate eufóricos o convencidos para ganar una batalla.

Con el correr del tiempo, los neurocientíficos descubrieron que la música produce en el cerebro una descarga relevante de dopamina: el neurotrasmisor llamado vulgarmente el «Mensajero del placer».

Pero, entre otros efectos positivos, la música nos hace más productivos sobre todo en el ámbito laboral.

Un estudio elaborado por Kathleen Keeler, estudiante de doctorado en la Universidad de la Mancomunidad de Virginia (EE.UU.), y José Cortina, profesor de la Escuela de Negocios de esta institución, relacionó las características de la música (volumen y letra) con el rendimiento laboral.

Según un artículo de Francisco Jódar, para la revista Muy Interesante, este estudio concluyó que la música hace más felices a las personas y también más productivas siempre y cuando se escuche la adecuada.

Y, como no podría ser de otra forma, las grandes bandas aparecen en escena.

Por ejemplo, según el estudio, la archifamosa Let it be, de The Beatles, sería apropiada para quienes tengan que centrarse en asuntos difíciles como así también para planificar o resolver problemas complejos en el quehacer laboral cotidiano.

Paint it Black, de Rolling Stones, en este caso, una canción más rápida y enérgica, sirve para tareas más simples y rutinarias que requieren un alto grado de concentración.

Por su parte, More than a feeling, de la banda Boston, también parece idónea para trabajos sencillos.

El uso de la música para motivar y ayudar al trabajo de los empleados no es nuevo.

La empresa estadounidense Muzak Corporation, fundada en los años 30, fue pionera en la venta de «Música funcional» después de la Segunda Guerra Mundial: música ambiental para escuchar por ejemplo en las oficinas y los ascensores.