Magnolia: artistas de la madera

Redaccion 28/05/2021 - 21.01.hs

La cabaña emerge desde el corazón del hermoso caldén enclavado en pleno monte toayense. Es una verdadera casa en la altura, con un entrepiso que funciona como dormitorio y en el techo tiene un blindex que permite ver esos cielos estrellados que solo La Pampa acostumbra a regalar. Cada detalle asombra, como los nenúfares en un pequeño estanquecito que suman naturaleza pura a una verdadera joya arquitectónica hecha enteramente de un mismo material. Una muestra de lo que «Magnolia» puede pensar y hacer con ese material tan noble, útil y estético como es la madera.

 

«Nuestra idea, más allá de trabajar y vivir de esto, es transmitir la pasión por un oficio, la creatividad y las variantes que les podés impregnar, que en realidad sucede en cualquier oficio o trabajo, solo que a nosotros se nos dio por la carpintería y la madera», resume con simpleza Ramiro en el galpón y fábrica donde conviven los distintos materiales, máquinas y herramientas de una minipyme que ofrece todo tipo de muebles, desde cabañas enteras hasta portarretratos. Desde casitas para jugar hasta bajo mesadas. «Lo que sea que nos pidan con madera, por supuesto».

 

Ramiro Pérez tiene 48 años y Zadquiel Gabriel, «Zaky», 22. Son padre e hijo y ambos trabajan codo a codo en una carpintería que busca y sabe darle un toque artístico a distintos productos que salen, desde Toay, hacia distintas localidades de la provincia, a Córdoba, a Monte Hermoso o a Pehuen Có.

 

«Empecé a los 14 o 15 años a trabajar con mi viejo. Junto con mi mamá tienen desde hace mucho tiempo un bazar en Toay y ahí empezamos a hacer portarretratos de madera. Ese fue el comienzo, de a poco fuimos metiendo la madera, nos empezaron a llegar pedidos y trabajamos de esa manera hasta que crecimos y cada vez eran más y más grandes los trabajos. De esa forma se fue dando el crecimiento en estos diez años que es el tiempo que llevamos con el emprendimiento», detalla Zaky en la fábrica de la calle Sarmiento 970 (entre Cabildo y Uspallata) de Toay.

 

«A las casitas las empezamos a fabricar por pedido hasta que establecimos un modelo estándar, a partir de ahí por supuesto que las adaptamos a lo que el cliente quiere, pero es algo que sale mucho, a la gente le gusta para que los chicos tengan un lugar en el patio o la quinta. Nosotros trabajamos principalmente con pino y saligna, que son maderas de reforestación en la zona de la Mesopotamia», agrega Ramiro que nació en la cordobesa Villa Huidobro pero aclara que es «un toayense más», después de casi 30 años de haber desembarcado en suelo pampeano cuando la crisis de 2001 parecía arrasar con cualquier ilusión de bienestar.

 

Parque Industrial.
Magnolia está en pleno camino de expansión. Más allá de pandemias y malas épocas, el emprendimiento avanza en distintas direcciones. Una de ellas es la construcción, en el predio donde funciona la fábrica, de una cabaña que servirá en dos direcciones: «una es como muestra para que los clientes puedan ver en detalle lo que podemos hacer y, al mismo tiempo, también como oficina de ventas», cuentan los Pérez mientras muestran cómo ya está colocado el piso y en poco tiempo se levantarán las paredes que, por supuesto, serán cien por ciento de madera.

 

«El otro proyecto es instalarnos en el Parque Industrial, es algo con lo que veníamos desde hace tiempo y se había estancado, pero después nos llamaron, se reactivó y solo falta que pase por el Concejo Deliberante de Toay. Por estos tiempos difíciles que vivimos se demoró pero es una idea y una obra que esperamos con muchas ganas», cuenta Ramiro.
En Magnolia trabajan cinco personas de manera permanente y cuando la demanda así lo requiere pueden sumarse más operarios. Han viajado a distintos puntos para instalar ellos mismos una cabaña o una casita «o también hay gente que se lleva todo armado y después hacen ellos mismos la instalación».

 

Ramiro habla con pasión de su oficio y le impregna una dosis marcada por unas ganas y una creatividad que va más allá de ser su trabajo cotidiano.
«Se me ocurrió ponerle Magnolia porque es un recuerdo de las magnolias que crecían en la plaza de mi pueblo y también porque es la poesía más hermosa que leí en mi vida. Es una poesía de Almafuerte (Pedro Bonifacio Palacios) que está dedicada a la madre, no a la de él sino a las madres en general. Es bellísimo y vino un poco de ahí la inspiración a la hora de pensar en el nombre», revela Ramiro mientras recita las primeras estrofas de ‘Cantar de los cantares’, el poema que sirvió para buscarle un nombre a su emprendimiento.

 

Muebles.
La variedad de trabajos y productos que realizan en la firma toayense es muy amplia. Y en todos hay un sello impreso que los distingue, el de la calidad y la creatividad.

 

«Nosotros vemos la carpintería como algo artístico, si bien lo mecánico no se puede dejar de lado y es fundamental para tener un ordenamiento y una forma de trabajar, vos le podés ir agregando cosas, siempre le vas modificando cosas el trabajo. Y eso es lo lindo del oficio, como cualquier laburo que tiene muchas posibilidades, más si lo sentís con pasión y te levantás todos los días con esas ganas de venir, de pensar y de hacer. Y a eso aspiramos nosotros, a transmitirlo y a expandirlo», valora Ramiro sobre lo que nace y se multiplica desde Magnolia, un espíritu que Zaky ya adoptó hace tiempo y por eso naturalmente se suma a los conceptos de su padre.

 

«La verdad que nunca nos aburrimos o cansamos. Si no estamos haciendo un trabajo, hacemos algo para nosotros, como nos pasó con la cabaña en el caldén. Empezó como una casita y al final nos entusiasmamos tanto que terminó siendo una verdadera casa, una cabaña que se puede habitar una vez que tengamos todos los detalles».

 

Ramiro se sube a la camioneta y marca el paso hasta la dirección donde está la casa familiar, un terreno que tiene mucho por descubrir. Entra y no hace falta que diga nada. Lo que asoma desde ese caldén tan majestuoso como pampeano es una obra encantadora, una cabaña que mira al monte y dibuja la sonrisa instantánea de su autor, un verdadero artista de la madera.

 


' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?