Domingo 14 de agosto 2022

El dólar blue como moneda extorsiva

Redacción 03/08/2022 - 07.52.hs

El subibaja del dólar ilegal ha dejado al descubierto, una vez más, un gran fraude. Las presuntas razones "económicas" con las que se justificaba la trepada violenta de la moneda estadounidense se derritieron como helado al sol: apenas se anunció la llegada de Sergio Massa al gabinete nacional para timonear el ministerio dejado vacante por Martín Guzmán, primero, y Silvina Batakis, después, su cotización empezó a perder valor en forma más vertiginosa aún que su alza.

 

No se había lanzado, ni siquiera esbozado, medida económica alguna. Peor aún: Massa pidió tiempo para armar su equipo y estudiar sus primeros anuncios, con lo cual se refuerza el trasfondo político que agitó este vaivén del billete verde.

 

La sobre-reacción de los llamados "mercados" y el frenesí mediático que fogoneó la trepada del dólar que se comercializa en las "cuevas" no fue otra cosa que una ofensiva política. Una coordinada acción de poderosos jugadores que olfatearon sangre y se lanzaron a morder la yugular del gobierno para debilitarlo y arrancarle mayores concesiones a las muchas ya obtenidas.

 

Hasta causa risa recordar cómo los argumentos explicativos pueden ser intercambiables entre las dos partes en pugna. En los días de la fiebre alcista, la entonces ministra Batakis recordó que el mercado del dólar ilegal apenas mueve un monto de 3 millones diarios, mientras que el del dólar oficial representa mucho más: 1.000 millones. Esa verdad era ignorada por los grandes medios de confusión porteños que no paraban de agitar el fantasma de la devaluación con el evidente propósito de generar un clima de zozobra para erosionar al gobierno. Pero cuando comenzó el proceso inverso y la cotización en las "cuevas" empezó a derrumbarse con igual velocidad, pasaron a ser los operadores periodísticos de la derecha los que se dieron a la tarea de bajarle el precio a la importancia del dólar blue. Entonces fueron ellos los que hablaron de que solo se trataba de un "mercado marginal". Es decir, el dólar blue podía provocar una tragedia nacional si subía pero, si bajaba, de inmediato pasaba a ser un indicador absolutamente irrelevante. Ese es el nivel de rigor y seriedad que predomina entre las estrellas de los grupos mediáticos de la derecha.

 

El otro objetivo de la minoría súper-poderosa que juega a la timba financiera y sus aliados periodísticos fue provocar un descalabro en los precios. En una economía fuertemente inflacionaria como la nuestra cualquier señal, por débil que sea, sobra para desatar la fiebre remarcatoria. Eso sí, siempre para arriba. Cuando se invirtió la curva y el dólar ilegal empezó a bajar los precios no acompañaron tal tendencia, lo cual muestra el alto componente especulativo que rige también en esta materia.

 

Mientras se escriben estas líneas -después del mediodía del martes- se informa de un nuevo rebote alcista del dólar ilegal. De inmediato los titulares lo reflejan casi en un tono triunfal. La esquizofrenia mediática es inocultable; no sería tan grave si solo afectara al periodismo derechoso; el problema es que se contagia con pasmosa facilidad a aquellos argentinos que presumen saber de economía.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?