Colegios participaron de una charla sobre la seguridad en internet

Distintos colegios de la ciudad participaron de una charla organizada por la Fundación OSDE sobre los peligros a los que están expuestos los adolescentes en el uso de la tecnología.
¿Cuántas horas dedicamos a diario a ese mundo que, en realidad, está compuesto por marcas? Facebook, WhatsApp, Instagram, Snapchat están cada día presentes en nuestro vocabulario, en nuestra vida. Es verdad que facilitan y promueven la comunicación, pero al mismo tiempo condicionan las relaciones y hasta el estado de ánimo. Y también ponen en peligro la privacidad y la seguridad. Sobre todo de niños y adolescentes.
“En primer lugar Facebook es una agencia de publicidad, segundo es una gigantesca revendedora de datos. Y recién tercero, una red social”. La afirmación de Fernando Teruel quedó flotando en la sala y nadie se animó a contradecirla. Detrás de ese “entretenimiento” hay mucho más que simples ‘Me Gusta’ o fotos de vacaciones o mascotas.
“Está bueno que nos den esta charla porque nosotros somos chicos pero la mayoría ya usamos redes sociales. Y por ahí pensamos que nada malo puede pasar porque todo el mundo las usa y está conectado, pero en realidad te pueden manipular tus datos personales y eso después derivar en algo muy malo”, reflexiona Lourdes (13 años), del colegio Domingo Savio, que junto a los cursos de primero y segundo año del Santo Tomás participaron de la charla “Seguridad en Internet” organizada por la Fundación Osde que se realizó el pasado miércoles en el Colegio Médico de La Pampa por la mañana, y en el colegio República Argentina por la tarde.
La exposición estuvo a cargo de Fernando Teruel, un analista de sistemas marplatense que recorre el país en el marco de su proyecto “TecnoPadres” (www.tecnopadres.com.ar), una iniciativa para difundir y ayudar a que los adultos entiendan la relación que los niños tienen con la tecnología y las consecuencias del uso sin control.
“Hay que tener cuidado porque hay gente que va buscando datos de chicos o chicas y después se conecta con mentiras para poder acosarlos o acercarse. En casa y por ahí en el colegio te dan consejos pero hay muchas cosas que vimos en la charla que no sabíamos”, contó Gastón (12).
Estar conectados a Internet las 24 horas y publicar online información personal son los principales riesgos a los que están expuestos los adolescentes en el país. Les siguen el exceso de pantallas en la habitación -tienen hasta cuatro- y la creación de perfiles en las redes sociales a edades cada vez más tempranas, de acuerdo con el primer relevamiento nacional de esos hábitos de los estudiantes secundarios que se realizó meses atrás.
En ese marco, Teruel planteó temas como La seguridad de los datos personales, El costo de los servicios “gratuitos”, Sexting y grooming ¿qué es?, La perpetuidad y las huellas digitales.
“Más allá de la charla, lo que estuvo bueno fue que mostró algunos videos que todos nos reímos pero que eran claros de lo que puede pasar con las redes sociales, sobre todo con la gente grande que quiere abusar de chicos. Lo importante es no hablar con gente desconocida y cuidarte de quién te habla o te saluda si no lo conocés”, expresó Virginia (13).
“¿Quiénes usan redes sociales?”, preguntó Teurel a un auditorio repleto de preadolescentes de 12 y 13 años. La respuesta fue unánime por el “¡yo!”. Otra: “¿Conocen a todos los contactos que tienen en las redes?”. Y allí las voces bajaron de tono.
“Hoy nadie puede negar que las redes sociales han tomado las vidas de los jóvenes, y no tan jóvenes también, de todo el mundo. Sitios como Facebook, Twitter, Instagram, SnapChat y otros son visitados diariamente por aproximadamente el 70 por ciento de los jóvenes de 13 a 17 años. Dejar a nuestros hijos solos con internet es lo mismo que dejarlos solos en el mundo”, advirtió Teruel.
En las dos charlas el experto resaltó la necesidad de crear “un canal de comunicación para hablar con los hijos”, para explicarles los riesgos y darles las información y herramientas para navegar el ciberespacio con seguridad. “Como padres debemos guiarlos en el uso correcto de la tecnología para que hagan un uso correcto y con medidas” para que se sientan seguros al navegar o chatear.
“Nosotros ya nacimos con la tecnología, hoy cualquier chiquito sabe manejar un celular, así que por eso mismo también estamos más expuestos. Lo importante es estar alertas y si vemos algo raro hablar con nuestros padres o con algún adulto de confianza”, resaltó Lourdes.
Prácticamente se podrían reconstruir las actividades de un chico o chica a través de sus posteos en las redes sociales. Su nombre, dónde vive, a qué escuela va o en qué horario practica un deporte o sale y con quiénes comparten información online sin resguardos. Esa exposición, de la cual la inmensa mayoría no es consciente, es justamente el punto débil donde comienzan las situaciones que después pueden transformarse en pesadillas.
“Una cosa que se habló en la charla -dice Agustín (12) – es que las redes sociales determinan también si sos popular o no. Si tenés muchos ‘likes’ o no en Instagram o en Facebook, y eso a muchos chicos les afecta, genera inseguridad, por eso hay que tratar de no darle tanta importancia a las redes. No está bueno vivir pendiente de eso”.