Inicio 1 + 1 El juego de emprender

El juego de emprender

Poner en marcha un emprendimiento y hacerlo funcionar es lo que propone el «Desafío ECO», un juego virtual para quienes cursan el último año del secundario. «Está buenísimo aprender a manejar tu negocio», valoraron los chicos.
La propuesta era vender bicicletas en un negocio que también incluía rollers y skates. En equipos de a tres, los chicos y las chicas debían poner en marcha un negocio bajo la presión del reloj, generar ventas y que los números cierren. Discusiones, cambios de estrategias, ideas innovadoras, todo se puso en juego para una iniciativa que tuvo un ganador pero también la experiencia de quienes manejaron las primeras herramientas para ser las y los emprendedores del futuro.
«La profesora de la materia Proyecto de Organización nos contó cómo era el sistema y cómo funciona el juego y nos re interesó. Había que armar los presupuestos, los precios, el plan de ventas; todo eso simulado por internet. De acuerdo a las decisiones que vas tomando, tus ganancias van cambiando y de ahí se ubica tu posición en el juego», explicó Abril (17), que junto a Luana (17) y Jaqueline (18) llegaron desde el colegio Secundario de Winifreda para participar de la final presencial de la segunda edición del Desafío ECO, un proyecto que surgió de la Licenciatura en Administración con Orientación en Emprendedurismo de la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas de la UNLPam junto a la Fundación del Banco de La Pampa y que tuvo el respaldo de los Ministerios de Educación y de Desarrollo Social de la provincia.
«Me divertí mucho discutiendo con mis compañeros y está bueno porque te hace replantear tus pensamientos cuando la estrategia no está funcionando, entonces hay que cambiar variables para que sí funcione. Y eso tiene que ser rápido para que los resultados se noten enseguida», explicó Ian (19), uno de los tres integrantes de «Ghost Riders», el equipo de la EPET 6 de Realicó que se consagró ganador y se llevó los premios principales.
«Es un juego muy interesante porque en realidad manejás conceptos que podés aplicar en caso de poner en marcha tu negocio. Tener un emprendimiento propio es un gran desafío y creo que también te debe generar una gran satisfacción», opinó Facundo (18). «Tuvimos un problema de traducción porque queríamos ser ‘Ghost Runners’ (corredores fantasma), pero al final quedó ‘Ghosts Riders’, que es jinetes fantasma», cuenta con una sonrisa Agustín (18), el otro integrante del equipo que se llevó el primer lugar del podio.El segundo puesto fue para «The Boss», del Instituto Manuel Belgrano de Macachín, y en tercer lugar quedó «Rodadito», de la EPET 5 de Macachín.
En la final, que se hizo en la Universidad, se convocó a los 15 mejores (de más de 140 equipos) de la competencia. En total hubo 430 estudiantes de 67 colegios y en la jornada definitoria estuvo un grupo del colegio Carlos Pellegrini, de la Capital Federal. Un dato que llamó la atención de los organizadores fue que en la instancia definitiva, la mayoría fueron mujeres: hubo 11 varones y 34 chicas.
«El año que viene vamos a estudiar carreras como Abogacía o Agronomía, pero participar del Desafío ECO es muy positivo porque manejás muchas herramientas que te sirven en diversas áreas. Es re interesante aprender a tomar decisiones bajo presión y en discusión con tu grupo. Son cuestiones que seguramente vas a tener que aplicar en tu vida profesional», resaltó Micaela (18), del colegio Manuel Belgrano de Eduardo Castex.
El juego virtual se extiende durante cuatro semanas y solo participan estudiantes del último año de colegios secundarios. El Desafío ECO consiste en un simulador de negocios online a través del cual los chicos y chicas tienen la posibilidad de manejar su propia empresa. Deben tomar todo tipo de decisiones relacionadas a un nuevo emprendimiento en una ciudad, para obtener puntos y así poder determinar un ranking de posiciones.
«Creo que lo importante es tener capacidad de decisión rápida y de saber adaptarse a los cambios y a las demandas que se te van imponiendo, por eso es clave que cada integrante del equipo aporte sus ideas y de ahí sacar la mejor para que la cosa funcione», sintetizó Ian.
Costos, porcentaje, inestabilidad, equilibrio, balance, emprendedor, presupuesto. Esas fueron algunas de las palabras que todos los equipos finalistas les propusieron a Manu Berti y a Musa, los dos raperos invitados a la jornada y que con sus rimas filosas le pusieron el ambiente ideal al momento previo antes del anuncio de los triunfadores. Las «batallas» con palabras tan vinculadas a lo económico despertaron la creatividad de los artistas, que las pegaron a la cruda realidad del país con frases como «el peso que no me alcanza» o «el bolsillo que se achica».
«Había números que no nos cerraban y armar presupuestos es difícil, ahí te das cuenta de lo complicado que es montar un negocio, si lo trasladás a la realidad, cuando la economía en general no funciona», admite Luana. «Tomar decisiones es complicado porque, aparte, son bajo presión del reloj, pero está muy bueno porque se trabaja en equipo, se discute y se debate qué es lo mejor. Nos sirve porque son lindas experiencias pensando en el futuro». Un mañana de emprendedor.