El robot para cultivos intensivos fue la gran atracción

Apostar a una sociedad "innovadora" con la educación como eje fue lo que propuso la jornada de ciencia y tecnología que el INTA organizó en el colegio Santo Tomás, una iniciativa donde el robot R4INTA fue la gran atracción.

Había cuatro opciones: R4INTA, Burbulina, Atagualpa y Puelchita. En una urna cada uno dejaba su voto y finalmente la mayoría eligió R4INTA, el nombre que desde la semana pasada tiene el robot desarrollado por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), una plataforma con inteligencia artificial que permite mejorar la producción de cultivos intensivos como hortalizas, aromáticas y flores, que puede desplazarse, hacer mapeos 3D, fertilizar y hasta podar plantas.
"Estuvo re interesante porque conocíamos el nombre pero no sabíamos muy bien qué hace el INTA. Con distintos trabajos y actividades vimos la importancia que tiene el estudio y la investigación para poder mejorar la actividad agropecuaria", contó Gerónimo, de 14 años, uno de los alumnos del colegio Santo Tomás de Santa Rosa que participó de la jornada "Entre los Para qué y los Cómo de las ciencias y la tecnología" organizada por el INTA Anguil y el Centro Regional La Pampa-San Luis del organismo INTA.
"Es la segunda vez que organizamos una jornada en un colegio; la primera fue en 25 de Mayo y tuvimos una repercusión enorme entre los chicos, por eso nos parece interesante mostrar cómo las ciencias y la tecnología están en cada uno de los acontecimientos que rodean nuestras vidas cotidianas. Uno de los retos del siglo XXI es lograr sociedades innovadoras, sociedades que puedan dar respuestas a problemas y necesidades genuinas de la ciudadanía, y en ese sentido entendemos que los alumnos son personas claves por sus aportes a la construcción colectiva de esa sociedad innovadora", explicó Luz Lardone, asistente regional de Extensión y Desarrollo Territorial Centro Regional La Pampa-San Luis del INTA.

La jornada se extendió durante toda la mañana, participaron todos los cursos del secundario y las actividades se dividieron en seis ejes con la modalidad de seminarios y talleres: en la materia Inglés se hizo el subtitulado del video del INTA realizado por Juan Manuel Fernández Arocena y Ana Clara Jaluf, de INTA Chicos, y entregado al colegio.
Otro ítem fue el de estudios interculturales, portugués y francés: presentación con materiales multimedia sobre diversidad cultural con enfoque de género en el oeste pampeano. "A nosotros nos tocó trabajar con ese material y divididos en grupos hicimos 12 dibujos o collages para exponer en el hall del colegio. Fue interesante porque conocimos muchas cosas sobre el oeste de la provincia y lo que se genera por la falta del río Atuel", explicó Candela (13).

El tercer trabajo fue el de "Identidad Pampeana: huellas identitarias en la literatura y música provincial", el cuarto fue la "Interacción suelo/agua/ ambiente: heterogeneidad de suelos pampeanos, suelos ricos, suelos pobres, etc". Otra temática desarrollada por uno de los grupos fue la "Importancia de la matemática: Lectura de datos desde la matemática y su registro en productos para la toma de decisión".
Además, "Monte adentro: convergencia de los paradigmas productivista/ extractivista y la diversidad cultural y ambiental", con análisis del video realizado por INTA Yuto "Monte Adentro".

"Me pareció muy entretenida la actividad, nos dieron mucha información sobre temas que no sabíamos, también se habló sobre el uso de los agrotóxicos y los productos que se utilizan en los campos y son malos para la salud. Son temas que por ahí mucho no manejábamos y está bueno conocerlos", resaltó Lucrecia (15).
Durante la mañana, cada grupo pasó por la sala donde se mostró y se explicó el funcionamiento del robot, a cargo de Ricardo Garro y Matías Camilletti. "Lo del robot estuvo buenísimo porque no sabía que había algo así, sirve para hacer muchas cosas, además nos explicaron que se desarrolló totalmente acá y con piezas que se consiguen en la Argentina, por lo que es muchísimo más barato que comprarlo en Alemania por ejemplo", aseguró Santiago (17).

La presencia de la plataforma móvil multipropósito para invernaderos, tal el nombre técnico de R4INTA, generó distintas ideas en los adolescentes. Para Cristóbal (12), "estaría bueno que el colegio tenga un proyecto de robótica para ver como se hace e ir construyéndolo. Se trabaja mucho con las plantas pero también se puede desarrollar uno para otras actividades". Una de esas tareas, se rió Cristóbal, "podría ser para que me ayude con el lío que hay en mi habitación y que mi mamá siempre me manda ordenar".
El interés de los alumnos se reflejó en la cantidad de preguntas que recibió Garro sobre la utilidad del robot que, entre otras cosas, sirve para "trabajar planta por planta; adaptarse a las exigencias locales, hacer tareas pesadas, rutinarias y potencialmente peligrosas; asegurar buena prácticas hortícolas; medir variables ambientales y brindar más precisión en la recolección de datos".
En un año cargado de elecciones, R4INTA obtuvo la mayoría con el 40% (35 votos), Burbulina sacó 25 votos, Atagualpa sumó 19 y Puelchita, 10. Una forma interesante y entretenida de abordar la ciencia y la tecnología, con un trabajo en conjunto y con un robot en el aula.