Zoé y la palabra para liberar

Por segundo año consecutivo un microrrelato de Zoé Cardoso fue uno de los ganadores del certamen literario organizado por la editorial cooperativa 7 Sellos. Una apuesta por las palabras como vía de expresión.
Zoé tiene 18 años pero desde los seis encontró en las palabras escritas una manera de expresarse, de sacar hacia afuera algunas cosas que tenía adentro. Y darse esa posibilidad le permitió el reconocimiento, una caricia para quien encuentra en la literatura una vía de comunicación. Una forma de hablar y de sentir.
“Cuando era chiquita empecé a escribir pero recién ahora me abrí a participar y a dar a conocer lo que hago. Cuando me pongo a escribir me libero del pasado y de algunas cosas que tengo en la cabeza y que no las suelto. A mí me libera escribir. Hacer un poema o un relato y plasmar ahí lo que siento adentro mío hace que sea liberador para mí”.
El nombre de Zoé Cardoso se escuchó hace unos días en la Sala del Pensamiento de la Cámara de Diputados de la provincia, el lugar donde se realizó la ceremonia de premiación del tercer certamen literario organizado por la editorial cooperativa “7 Sellos” de Santa Rosa. La iniciativa contó con el apoyo de la Secretaría de Cultura del Gobierno de La Pampa, de la Comisión de Asociados del Banco Credicoop Filial 251, de la Federación Pampeana de Cooperativas (Fepamco) y de la Asociación Pampeana de Escritores (APE).
Zoé, que en estas horas finalizó el secundario en el Colegio Ciudad, fue elegida por su microrrelato “Cuerpo inerte”, uno de los trabajos seleccionados en un certamen que también premió relatos breves e ilustraciones.
“El máximo eran 60 palabras, incluido el título, y te daban tres conceptos como disparadores: Dignidad, Pasión y Encontrarse. A mí me gusta mucho el género de terror y de eso escribí. El año pasado también obtuve un premio así que es algo lindo, pero no es algo importante, no es lo que me moviliza. Lo que me gusta es expresarme y que vean lo que escribo, me atrae la idea de generar un sentimiento en quien lee, el sentimiento que sea”, cuenta quien amontona los libros de Franz Kafka y de Stephen King entre los autores de ese género literario que tanto le gusta leer y escribir.
El certamen se dividió en distintas categorías: niños/as de nivel primario (segundo ciclo), adolescentes (nivel secundario), escritores/as (mayores de 18 años), movimientos cooperativos, ONG, colectivos e instituciones. La editorial 7 sellos incluyó los escritos ganadores en su libro-agenda 2019, un premio a quienes resultaron elegidos por sus textos o ilustraciones.
“Creo que fueron más de 250 los trabajos que se presentaron, se seleccionaron 100 y después quedaron 30 para la instancia final. Escribir un microrrelato es bastante difícil, pero se puede. Lleva tiempo inspirarte a escribir con esas palabras determinadas y con una extensión tan corta, hay que encontrar una mini historia que tenga un sentido. Y que llegue, que eso es lo que cuenta”, dice Zoé que resalta el apoyo de Marina Cardoso y Javier Carra, sus padres, y de su hermano Joaquín.
En una época que parece dominada en absoluto por la comunicación digital y de pantallas, la lectura y la adolescencia no parecen ir de la mano, más allá de que las grandes editoriales tengan en las sagas juveniles uno de los grandes nichos adonde apuntar el éxito económico del mercado.
“Es difícil encontrar chicos y chicas que lean, a muchos les aburre, solo agarran el teléfono para leer y escribir mensajes, pero es complicado que lean una novela o un cuento y eso que están todas las aplicaciones para que vos te bajes lo que quieras en el celular. Para mí es muy importante leer, porque te abre la cabeza, te despeja. Un libro es como una salida: leer es irse a otros lugares, en todo sentido”, dice quien, más allá de la literatura, quiere resaltar su fuerte compromiso y militancia por el feminismo.
“Alzo la voz por todos y todas, marcho por los derechos, por la diversidad. Me gusta visibilizar la lucha feminista. Y lo hago desde el Centro de Estudiantes del colegio porque damos una Consejería de la Educación Sexual Integral, incluso estuvimos en la Cámara de Diputados dando ESI. Lamentablemente hay muchos padres que se oponen a que sus hijos reciban Educación Sexual porque suponen que una quiere cambiarles la manera de pensar, y no es así. Se trata de algo tan básico como la educación sobre tu cuerpo, sobre tu capacidad de decisión, tu derecho a saber”.
Zoé seguirá escribiendo. También desarrollando su pasión por la fotografía y su gusto por la peluquería. Distintas actividades de una adolescente en constante movimiento. “El año pasado participé en Literatura en los Juegos Culturales Evita y llegué hasta la instancia provincial. Había que escribir sobre los gauchos pero yo solo me centré en el género terror y no pude seguir avanzando. Y este año también participé en Fotografía. Me gusta participar en concursos y poder expresarme, eso es lo más positivo”.
Según 7 Sellos, el certamen “busca dar la oportunidad de poder expresar ideas, experiencias y valoraciones desde una visión colectiva o individual. Se busca que refleje las diversas miradas en constante movimiento”. Una consigna que Zoé abarca en su totalidad. Con sus palabras. Con su imaginación. Con su compromiso.