Los chicos también reclaman por el Atuel

“Los jóvenes nos tenemos que involucrar”, dice Sila y en esa frase resume la movida que organizó un grupo de alumnos del colegio 9 de Julio para levantar la bandera del reclamo de La Pampa por el río Atuel.
Una vez que todos leyeron su parte en la que se resumió la historia del conflicto, Jeremías se levantó de la silla y con voz enérgica dijo: “A los jóvenes también nos interesan los problemas de nuestra provincia ¿acaso no somos el futuro de la sociedad? Por eso estamos acá, porque queremos que devuelvan lo que nos pertenece: el agua del río”.
De esa forma se cerró la intervención de siete alumnos y alumnas del colegio 9 de Julio de Santa Rosa que el viernes 21 de octubre -fecha en que se recuerda el Día de la reafirmación de los derechos pampeanos sobre el Atuel- llevaron adelante en la plaza San Martín una jornada de concientización y reclamo por el agua del río que, en forma unilateral, maneja la provincia de Mendoza.
“Los adolescentes de hoy vamos a ser los que el día de mañana ocupemos el lugar de los adultos, entonces hay que hacerse cargo. Muchos no tienen idea de lo que significa el reclamo por el río y por eso organizamos esta charla, para que el espacio lo tengamos nosotros y luchemos por los derechos de nuestra provincia. Si siempre aparecen los adultos los adolescentes no se identifican y se desinteresan, por eso es importante conocer e informarse”, resaltó Estefy, de 17 años.
La jornada incluyó música en vivo, la proyección de un video en pantalla gigante, reparto de folletería, la actuación del grupo Malabaryarte y contó con el apoyo de la secretaría de Recursos Hídricos, el Ministerio de Educación de la provincia y la Fundación Chadileuvú.
“La idea de hacer un trabajo respecto al Atuel comenzó con la profesora de Geografía, Silvina Erro. Vimos los problemas sociales, económicos y ambientales que genera la falta del río en el oeste pampeano. Y el tema es que la gente que vive ahí ya se acostumbró a pasar su vida sin el agua y eso no debe ser así, hubo un despojo y por eso debe haber una reparación y que el río vuelva a su cauce por La Pampa”, señaló Ignacio (17).
Los chicos y chicas tienen claro que el reclamo debe ser enérgico pero sin correrse de las vías legales. “Nosotros hicimos este trabajo también con una mirada de amor a las personas más afectadas que son las que viven en la zona de Algarrobo de Aguila y Santa Isabel, y no queremos generar un enfrentamiento fuera de lugar con los mendocinos. Por ahí a uno se le escapan insultos o palabras duras pero esa no es la intención porque este conflicto tiene que solucionarse por la vía legal”, aseguró Aylén (17).
El trabajo de los chicos y chicas implicó un esfuerzo extra: sumar horas extraescolares, dejar de lado otras actividades y comprometerse con una causa que justamente requiere eso, compromiso. “Buscamos y analizamos toda la información posible, primero fuimos al origen de todo y por qué se quedaron con el río. La Pampa en ese entonces era un territorio nacional, todavía no estaba formada como provincia y en Mendoza aprovecharon esa circunstancia. Instruirnos sobre esas cuestiones nos llevó tiempo, pero lo hicimos con ganas y uno se siente bien cuando conoce y se informa”, resaltó Sila (17).
“Los profesores fueron clave en esto. Ellos nos dieron todo su apoyo porque salimos fuera de horario de colegio, estudiamos, investigamos. No fue solo ir a la plaza y listo, sino también reunirnos a la hora que sea y dejar de lado las actividades de cada uno y todo eso lo hicimos por el bien de nosotros, porque hay algo que está claro: si vas a reclamar primero tenés que conocer”, agregó Sofía (18).
Durante la jornada una gran cantidad de escuelas y colegios de la ciudad realizaron sus propias actividades. En la plaza estuvieron también alumnos del colegio Ricardo Nervi, y en la Escuela Primaria 201, de Zona Norte, dedicaron el viernes a la lucha por el Atuel y prepararon algo especial: una carta al presidente de la Nación, Mauricio Macri, en la cual le piden que intervenga en el conflicto haciendo cumplir el fallo de la Corte Suprema de Justicia respecto a la interprovincialidad del río.
“El contraste más notorio es que en el sur mendocino se hace rafting en el Atuel y en nuestra provincia no corre una gota-describió Lucía (17)-. Es irónico porque muchos pampeanos conocen el río por un paseo turístico. Pero el problema también es que Mendoza hace lo que quiere porque cuando liberan el agua lo hacen con el sobrante, entonces los pobladores del oeste se ven afectados porque después de tanto tiempo sin el río de pronto reciben el caudal y eso genera inconvenientes”.
¿Por qué ustedes se identifican con esta causa?
“Es que se trata de ponerse en el lugar de otros. Nosotros vivimos acá y tenemos otra realidad, pero en esa parte de la provincia viven casi como en el desierto, y hay que resaltar que el río forma parte de la cultura de nuestra provincia”, dijo Sila, convencida igual que Jeremías de una pelea justa: “Tampoco es que les sacamos el río (a Mendo-za) sino que se pide lo que corresponde, que es un derecho humano, el derecho al agua. Por eso vale la pena comprometerse, es una lucha de toda La Pampa y los más jóvenes también tenemos que ocupar ese lugar en favor de quienes menos tienen”.

Compartir