Inicio 1 + 1 Las manos salvadoras

Las manos salvadoras

Dos alumnas de la Escuela 55 de Luan Toro se pusieron manos a la obra en difundir y educar sobre una práctica clave para salvar vidas: la Reanimación Cardio Pulmonar (RCP). «Es importante estar preparadas», destacaron.
«A cualquiera le puede pasar, nadie está exento, desde un bebé hasta una persona mayor. La muerte súbita se puede evitar», dicen casi al unísono Evelin y Roselia que, con solo 10 años, se hacen escuchar y se ponen serias sobre un tema que requiere justamente responsabilidad y compromiso.
Ambas cursan quinto grado en la Escuela 55 de Luan Toro y junto al docente de Educación Física, Heber Irigoyen, elaboraron «Tus manos pueden salvar vidas», un proyecto en el que abordaron la práctica de RCP y la importancia de difundirlo desde la infancia porque «todos podemos salvar a alguien, solo hay que estar preparado y actuar rápido».
«La muerte súbita puede suceder en cualquier momento y lugar y por eso nos pareció importante trabajar sobre ese tema, sobre todo porque podemos evitarlo. En nuestro caso quizá no podamos con una persona grande, pero sí con un bebito», explicó Roselia sobre el origen de un trabajo que desde su localidad las llevó a la instancia provincial de la Feria de Ciencia, Arte y Tecnología de La Pampa.
«Hicimos el curso con gente que vino a la Escuela y aprendimos la técnica. Luego nos pusimos a investigar, preparamos folletos, jornadas de concientización, charlas. Es un tema para todos, alumnos, docentes, padres; hay que insistir y por eso está bueno que se le dé un lugar en la Feria», valoró Evelin.
En nuestra provincia, el Ministerio de Educación lleva adelante la campaña «RCP en las Escuelas». El año pasado, más de 4.000 directivos, docentes y estudiantes de instituciones educativas de 57 localidades de La Pampa formaron parte de la iniciativa.
«La práctica de RCP ayuda a trabajar ejes vinculados a la salud, al cuidado del cuerpo, a factores de riesgo y a la prevención de enfermedades. Y en ese marco es importante que las chicas y chicos se transformen en agentes multiplicadores tanto en el aula como en la comunidad», destacó Irigoyen.
En Luan Toro, Evelin y Roselia también llevaron adelante charlas y talleres para explicar, junto a especialistas, cómo se realiza la técnica de reanimación, al tiempo que abordaron temas como los factores de riesgo que desencadenan las muertes súbitas: el sedentarismo, el tabaquismo, la presión arterial alta, la obesidad, el estrés, la diabetes, el colesterol y la mala alimentación.
«Es importante concientizarnos desde chicos, saber qué cosas nos hacen mal y pueden llevarnos a una situación de peligro para nuestra salud. Cuanto antes aprendas de chico más prevenido vas a estar de grande», señaló Roselia.
¿Sus compañeros le dan importancia a lo que
ustedes difunden?
«Al principio es difícil que se interesen porque son chiquitos, igual que nosotras, pero lo importante es difundir e informar. Que hablen en sus casas, con sus familias, sus amigos. Nosotras lo hicimos desde la escuela y nos sirve porque todos podemos estar preparados ante un caso de muerte súbita».
Según comentaron las autoras del proyecto, la enseñanza de la técnica de RCP se trabajaba principalmente en el nivel secundario, por eso es relevante su abordaje en la primaria.
«No es un tema que se aborde mucho en la primaria, por eso este es un proyecto lindo, porque está bueno que lo aprendan y lo comuniquen. Ellos ven algo en la escuela y automáticamente lo comentan en la casa, con sus amigos. Actúan como multiplicadores», apuntó el docente que acompañó a Evelin y Roselia al stand que montaron en la EPET 1 santarroseña.
El programa RCP en las Escuelas comenzó en 2015 y se enmarca en la Ley Nacional N° 26.835 de promoción y capacitación en las técnicas de Reanimación Cardio Pulmonar en los establecimientos educativos. Durante este año se espera llegar a más de 180 mil estudiantes en alrededor de 2.400 escuelas y colegios de todo el país.
«Siempre hay que tener calma aunque es difícil porque es una situación extrema, por eso hay que prestar atención y aprender bien lo que nos enseñan. Nosotras no sabíamos nada del tema y nos re interesó porque le puede pasar a alguien de tu familia, en la escuela, a un amigo o a una persona en la calle. Ojalá que el trabajo sirva para que más chicos aprendan la técnica», dijo Evelin.
En los cursos que se realizan en las escuelas se hace una introducción teórica, se enseñan las prácticas de RCP, la desobstrucción de la vía aérea (Heimlich) y el correcto uso del desfibrilador (DEA). Se utilizan materiales audiovisuales y se ejercitan las técnicas con muñecos que especialmente se distribuyen para dicha actividad. La capacitación dura aproximadamente 60 minutos.
«Lo más habitual en chicos chiquitos es que se atraganten o se ahoguen porque se meten cosas en la boca o incluso con la comida, entonces si hay una situación de gravedad para su salud hay que hacerles masajes cardíacos con el dedo índice y medio», explicó Roselia.
«Lo importante es estar preparada y no asustarse, todos los días hay casos en que se salva gente gracias al RCP», agrega Evelin y muestra esas manos que, como las de cualquiera, pueden salvar vidas.